Quantcast
Rajoy pasó de nuevo por La Paz

Rajoy pasó de nuevo por el Hospital La Paz de Madrid

El Hospital La Paz de Madrid posee el historial clínico de M. R. Brey, un personaje de excepción con una sintomatología curiosa: depresión, deterioro físico, voz quebrada, delgadez extrema… ¿Qué le pasa al paciente M. R. Brey, con DNI 35248660-X, desde la debacle de las elecciones locales del 24-M? Su entorno dice que ya no es el mismo, y si hace 3 años el chequeo en La Paz dio resultados positivos –lo supervisó su íntimo amigo, el doctor Rafael Pérez-Santamarina Feijoo, licenciado en Medicina y Cirugía y especialista en Medicina Interna y Aparato Digestivo– esta vez los informes han aflorado que sus antiguas dolencias no solo persisten sino que se agravan, según fuentes hospitalarias.

Los síntomas de Rajoy son los del "síndrome de la Moncloa": depresión, delgadez, deterioro, voz quebrada

Los síntomas de Rajoy son los del «síndrome de la Moncloa»: depresión, delgadez, deterioro físico general, voz quebrada…

¿Depresión en Moncloa?”. Así titula el periodista conservador Graciano Palomo, biógrafo de Rajoy, lo que le está ocurriéndole al presidente del Gobierno: “no puede dejarse de constatar que el deterioro en su imagen presidencial es muy fuerte. Ese deterioro, más que evidente, incluso físicamente, se puede sustanciar o no en las próximas elecciones generales. Si logra después del 13-D formar gobierno empezará a pensar en la retirada. Si, en cambio, recibe una patada en el trasero, se irá unos días a Sanxenxo y a pensar inmediatamente cómo pasar desapercibido. Tal y como ha sido la tierra prometida de los cuatro últimos años consumidos tampoco creo que le importe demasiado”, añade Palomo.

Mariano-Rajoy-materno-infalntil-Hospital-Valdecilla_EDIIMA20150330_0659_14

Moncloa no informa pero las dolencias de Rajoy son un secreto a voces

En Moncloa varios funcionarios que son lector@s de “Espía en el Congreso” han confirmado que, en efecto, lo que Palomo llama “deterioro, más que evidente, incluso físicamente” es un episodio psicótico cercano a la depresión. El presidente se encierra en el despacho, cuando va, no recibe a nadie, la agenda presidencial es casi inexistente. Su ejército de secretarias pasa los días limándose las uñas, este presidente apenas da trabajo. Es el conocido “síndrome de la Moncloa”, que afecta a los residentes de este ampuloso Palacio público en su segundo mandato. Le pasó a Adolfo Suárez, Felipe González, Aznar y Zapatero y ahora le ocurre al mismísimo Rajoy.

En Moncloa aseguran que fue Viri quien le forzó a ir de nuevo al médico

En Moncloa aseguran que fue Viri quien le forzó a ir de nuevo al médico

Para saber qué le ocurre, y aunque el matrimonio convino desde su inicio que no harían vida social en común, su esposa Elvira Fernández Balboa “Viri”, le ha forzado a volver al Hospital de La Paz. Mariano, que ya de por sí es un tipo “raro”, oscuro, oblicuo, ambiguo y algo esquinado, está ahora irreconocible. El paso de los años le ha ajado el rostro y le ha acentuado un carácter ermitaño, ajeno a aquellas legislaturas en que disfrutaba tanto de la política, que incluso pasaba por ser una persona divertida, ocurrente y chistosa. Nada que ver con el Mariano de ahora.

El doctor Pérez Santamaría, pontevedrés y médico de familia de Rajoy en Madrid

El doctor Pérez Santamaría, pontevedrés y médico de familia de Rajoy en Madrid

“Y ahora nos enteramos de fuentes de absoluta solvencia que el líder del Partido Popular se sometió recientemente a un exhaustivo chequeo médico en el Hospital La Paz (Madrid). La revisión incluyó dos tac. El “deterioro” físico de Mariano Rajoy es evidente, sobre todo en su último acto público de despedida a la Delegación Olímpica española (2 agosto 2012). Delgadez extrema, voz quebrada…” El diario “Extraconfidencial.com” daba cuenta de la sintomatología de Rajoy. Hoy estos síntomas se han agravado, según fuentes hospitalarias de La Paz, pues el más reciente chequeo no aflora nada bueno. Lo ha dirigido su amigo, el doctor Rafael Pérez-Santamarina Feijoo, licenciado en Medicina y Cirugía, especialista en Medicina Interna y Aparato Digestivo. Es el gerente de La Paz y se lo trajo de Pontevedra “a dedo” para que fuese su médico de cabecera, de él y de toda su familia. También atendió a su padre, Mariano Rajoy Sobredo, al que Rajoy se ha llevado a vivir a la Moncloa. Es su particular aplicación de la “ley de dependencia”

Rajoy Sobrado vive en Moncloa

Rajoy Sobrado vive en Moncloa

El padre de Rajoy fue ingresado en el Hospital La Paz de Madrid a consecuencia de un ictus. Mariano Rajoy Sobredo, de 93 años, es viudo y vivía solo en Pontevedra. En julio de 2011 ya fue operado de la cadera tras una caída en Sanxenxo, donde pasaba el verano. Ahora vive en la segunda planta de la residencia familiar de La Moncloa, lee mucho, camina por los jardines y procura pasar desapercibido. El único desplazamiento que realiza es a la finca de Los Quintos de Mora, una propiedad del Estado que suelen utilizar los presidentes de Gobierno. Es allí, a hora y media de Madrid, en el ayuntamiento toledano de Los Yébenes, donde la familia Rajoy pasa algún que otro fin de semana. No es el primer abuelo que reside en La Moncloa: con Zapatero, también se trasladó al recinto público su suegra.

La norma de este Gobierno no es comentar la vida privada del presidente”, señalan oficialmente en Moncloa. Los portavoces de los políticos del régimen contestan así imperturbablemente cuando se pregunta por estas cuestiones, a pesar de que los ciudadanos pagan sus sueldos y estancias, a ellos y a sus parejas y familias. Otros son algo más transparentes. La concejala Esperanza Aguirre (PP) ha anunciado –y nunca cumplido– varias veces su retirada desde que dijo que padecía un cáncer de mama e ingresaba en el Hospital Clínico San Carlos. Se le extirpó un tumor y se olvidó olímpicamente de su promesa de retirada. También Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE) permaneció ingresado una noche en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Gregorio Marañón de Madrid por sus «picos de fiebre» provocados por una infección de orina. Contrajo esa infección en un quirófano del citado Hospital  mientras le practicaban una biopsia de próstata decidida por el jefe del Servicio de Urología, Dr. Carlos Hernández Fernández, amigo personal de Rubalcaba. La prueba descartó el tan temido cáncer de próstata.

Elías Mareque, el dentista de Rajoy

Elías Mareque, el dentista de Rajoy

Y es que los galenos de los políticos españoles, como ocurría en las antiguas cortes faraónicas o de las realezas europeas o africanas, son gentes con más poder que curriculum: el dentista de Rajoy, Elías Mareque, ha logrado que su mujer, Susana Ameijeiras, sea funcionaria del Ayuntamiento de Pontevedra. Y al doctor Rafael Pérez-Santamarina Feijoo, al que se trajo de Pontevedra, lo ascendió a director gerente del Hospital La Paz de Madrid. Rajoy contrató además a Teresa Alvarez Cascos, hija de un primo del entonces vicepresidente del Gobierno y adscrita al departamento de Comunicación Social del Ministerio. Y a Ana Michavila Núñez, asesora y hermana del que fuera ministro y hoy abogado y millonario, José María Michavila, al que la honrada funcionaria de Boadilla, Ana Garrido, perseguida por denunciar la “trama Gurtel”, relaciona con los capos de esta mafia.

¿Deben informar los políticos de sus dolencias médicas y de sus familiares que cargan al erario público?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Fuentes
Los médicos de Rajoy, entre los miembros influyentes del «clan gallego»

Depresión en Moncloa: el deterioro también físico de Rajoy

El primer chequeo de Rajoy en el Hospital La Paz

El padre de Rajoy también se trató en el Hospital La Paz de un ictus


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:
Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)
Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”