Quantcast

Cristina, exculpada: si caía el “nido” de la infanta, caía la “rama” de Juan Carlos

Si caía Cristina, caía Juan Carlos: era la hija predilecta del entonces rey

Si caía Cristina, caía Juan Carlos: era la hija predilecta del entonces rey

“Realmente Pedro Perelló tenía acceso directo al rey. En innumerables regatas habían competido juntos, especialmente en algunas citas anuales como la Copa del Rey de Vela en Palma de Mallorca. Casi todos los patrones que participan en ese tipo de regatas se suelen conocer, y coinciden habitualmente en los actos sociales. De hecho, en Internet hay fotografías que atestiguan conversaciones entre Pedro Perelló y don Juan Carlos. Sin embargo no hay duda de que podría haber ayudado a Perelló que alguien muy próximo al monarca acelerase las cosas para organizar una reunión y hablarle bien del proyecto. Pero realmente, ¿para que recurrir a Urdangarin? Pedro Perelló no sólo conocía también al príncipe y a la infanta Cristina, sino que era muy amigo de la infanta Elena. Es más, Elena navegaba regularmente como tripulante en su equipo del Siemens. Nada hubiera sido más natural que pedirle a su amiga y compañera de regatas que le transmitiera un mensaje al rey“. Este es uno de los capítulos más polémicos del libro “Urdangarin y la Copa América”, redactado bajo el pseudónimo de “Ricardo Grenville”, que tuvo que publicarse en Canadá por Diego Torres, socio de Urdangarin. El resto es escalofriante:

La infanta Cristina, en la cena del Nobel a Camilo José Cerla en Estocolmo

La infanta Cristina, en la cena del Nobel a Camilo José Cerla en Estocolmo

“Pero no sólo el director del proyecto tenía vínculos con la familia real, sino también muchos de los restantes componentes del equipo fundacional. Por ejemplo, el empresario mallorquín Jorge Forteza era buen amigo de las infantas Cristina y Elena. A los duques de Palma, por ejemplo, les había vendido los tres apartamentos que su empresa Aizóon posee en Palma. Como mano derecha de Perelló y director de relaciones externas del proyecto Ayre, hubiera sido muy fácil para Forteza apoyarse en las infantas para llegar al rey“.

“Otro miembro fundador del equipo era Camilo J. Cela Conde, que también conocía a varios miembros de la familia real. Sin ir más lejos, su relación con la infanta Cristina se remonta a diciembre de 1989, cuando ambos coincidieron en la delegación que acompañó a su padre Camilo José Cela Trulock a Estocolmo para recoger el premio Nobel de literatura. Amante de la navegación, Cela Conde también coincidía habitualmente con la infanta Elena en las regatas.

Jorge Forteza: le vendió 2 pisos a Cristina y Urdangarín. No se investigó la transacción.

Jorge Forteza: le vendió 3 apartamentos a Cristina y Urdangarín. No se investigó la transacción.

Otro de los asesores deportivos de Ayre era Augusto Sanguinetti, que ya llevaba tiempo colaborando con Perelló en el Siemens. Este experimentado regatista había jugado un papel central en la reforma y optimización del barco del príncipe Felipe, el TP52 Aifos. El Aifos (Sofía al revés, como lo bautizó hace muchos años el rey) es el barco de la armada, y era frecuentemente patroneado por el príncipe Felipe y, ocasionalmente, por la infanta Cristina“.

“Un último ejemplo es el regatista californiano Paul Cayard, ganador de siete campeonatos del mundo, dos veces olímpico y seis veces contendiente en la Copa América. Cayard era el patrón del barco de la Volvo Ocean RacePirates of the Caribbean” cuando, en el año 2005, invitó a navegar en él a la infanta Cristina. Ésta era una fan de Cayard, hasta el punto de ser quien sugirió su nombre a Perelló para el equipo Ayre“.

Augusto Sanguinetti

Augusto Sanguinetti

“Por supuesto que ante dos versiones tan contrapuestas podríamos pensar que es difícil saber cuál es la verdadera. Pero realmente no hay ninguna duda. Urdangarin lo único que aportó es una declaración escrita, redactada por la propia casa real, la principal interesada en su exculpación aunque sea a costa del propio duque de Palma. Ninguna prueba. Torres, por el contrario, fue apoyando todas y cada una de sus afirmaciones ante el juez con nada menos que 197 documentos. Centrémonos en uno de esos papeles, concretamente el correo electrónico del 1 de octubre de 2007 que Urdangarin le envía a Torres mientras estaba en Estados Unidos disfrutando de la beca Eisenhower. En este mensaje dice claramente: “Tengo un mensaje de parte del Rey y es que le ha comentado a Cristina para que me lo diga, que le llamará Camps a Pedro para comentarle el tema de la base del Prada y que en principio no habrá problema y que nos ayudarán a tenerla.” No necesita comentarios”.

Cristina, navegando en Palma

Cristina, navegando en Palma

“Estudiemos en detalle lo que hizo el rey don Juan Carlos. Sabedor del interés de Urdangarin y el resto del equipo Ayre en hacerse con la base del Prada en Valencia, llamó al presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, y le explicó el problema. Sin duda obtuvo una respuesta positiva. A continuación le explicó los resultados de sus gestiones a su hija la infanta Cristina, que también formaba parte del equipo Ayre como asesora del área deportiva, impartiéndole instrucciones de informar a Urdangarin para que este hiciera lo propio con Pedro Perelló. Hasta tal punto sabía que sus gestiones habían sido positivas que iba a ser el propio Camps, presidente del gobierno valenciano, quien llamaría a Perelló, y no al revés“.

Los documentos apuntan a que el rey estuvo siempre haciendo llamadas para el proyecto Ayre

Juan Carlos le sacó dinero a Iberostar y BBVA: “el rey no había parado de hacer gestiones”, señala el libro

“Es importante entender el contexto. Desde que a principios de agosto el equipo había presentado el proyecto a don Juan Carlos, el rey no había parado de hacer gestiones. Los presidentes de empresas tan dispares como Iberostar o el BBVA recibieron las llamadas del rey o de sus emisarios. La infanta Cristina y Urdangarin iban siendo puntualmente informados, y éstos se comunicaban con Pedro Perelló. Pero a pesar de todo, llegó el mes de octubre y todavía no se había conseguido ningún compromiso firme de financiación para el proyecto”.

Paul Cayard y Agustín Zulueta

Paul Cayard y Agustín Zulueta, dos testigos clave para desentrañar la corrupción real en el “proyecto Ayre”

“Es más, hay un dato que no nos debe pasar desapercibido. El malestar del otro sindicato español, el Desafío, estaba provocado precisamente porque el apoyo de la familia real en bloque al proyecto Ayre era de dominio público. Si Agustín Zulueta hubiera percibido que Urdangarin estaba sólo en el proyecto, jamás se hubiera atrevido a llamar a la infanta Cristina y, con todo misterio y discreción, proponerle una reunión en Barcelona para transmitirle en privado esa preocupación. Lo que periodistas, patrocinadores y navegantes le explicaban a los responsables del Desafío era que existía un abrumador apoyo de la familia real al completo al sindicato Ayre. Y esa percepción pública, a la luz de la documentación que ha ido apareciendo, estaba plenamente justificada”.

"No queda más remedio que reconocer que toda la familia real conocía y apoyaba a Iñaki Urdangarin"

“No queda más remedio que reconocer que toda la familia real conocía y apoyaba a Iñaki Urdangarin”, señala el testigo

“En retrospectiva no queda más remedio que reconocer que toda la familia real conocía y apoyaba a Iñaki Urdangarin en sus proyectos. No sólo el rey y la infanta Cristina realizaron funciones en el sindicato Ayre. También la infanta Elena y el propio príncipe Felipe tenían relevantes cargos de representación y asesoramiento en la última versión del organigrama. Hasta la reina se hubiera llegado a involucrar indirectamente en el proyecto. La realidad está muy alejada de la interesada versión que ha intentado trasmitir la casa real, según la cual Urdangarin actuaba sin el conocimiento del rey y aprovechándose de su condición de miembro de la familia real“.

Uno de los explosivos correos

Uno de los explosivos correos en poder de “Espía en el Congreso”

“Pero no es nada creíble cuando dice que el rey no hizo gestiones en favor del proyecto. Según Perelló: “hablé con él porque me parecía poco prudente empezar el proyecto sin decírselo al rey”. Eso señala su confianza en la enorme influencia del rey. Añade que “el rey me dijo que le parecía muy interesante para España y que, si podía, nos ayudaría”, y por lo tanto sabía que contaba con su apoyo. Ahora bien, ¿como puede afirmar que “yo fui a ver a Camps, no por intermediación de Cristina ni de Su Majestad, sino a través de una tercera persona que yo conocía“? En un correo de Urdangarin a Torres se lee textualmente: “Tengo un mensaje de parte del Rey y es que le ha comentado a Cristina para que me lo diga, que le llamará Camps a Pedro para comentarle el tema de la base del Prada y que en principio no habrá problema y que nos ayudarán a tenerla.”

En los correos entreDiego Torres y Urdangarin se aprecia la intervención del rey

En los correos entre Diego Torres y Iñaki Urdangarin se aprecia la intervención del rey

“En otro, Urdangarin escribe: “Diego, hemos conseguido que el Rey se viera con Pedro para presentarle el proyecto. La reunión fue muy bien y aparte de parecerle bien armado ha ofrecido toda su ayuda para encontrar ayuda financiera“. Y más adelante Urdangarin le escribe “Pedro, S.M. el Rey me comenta que un amigo suyo ha hecho la gestión que le pedimos a Miguel Fluxá (Iberostar) y sorprendentemente Miguel no sabía nada del proyecto. Claro, se ha quedado un poco parado”. Con estas evidencias, ¿cómo puede Perelló decir que el rey no ayudó a buscar patrocinio? Sólo se explica por una lealtad mal entendida”.

Encuesta:

¿Cree que la infanta Cristina debe ser juzgada de nuevo por corrupción cuando el régimen posea una justicia independiente?

Ver resultados

Cargando ... Cargando …

 

Los libros del espía
Con pólvora de rey

Con pólvora de rey

pdf descarga

[purchase_link id=”9688″ style=”button” color=”gray” text=”Comprar”]


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:







Lector ocasional (1€)Lector asiduo (2€)



Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”

15 Responses to Cristina, exculpada: si caía el “nido” de la infanta, caía la “rama” de Juan Carlos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *