Quantcast

Informe sobre los 71 pacientes del ébola que esconde el Gobierno: “no viajen ni acudan a sitios masificados”

Los "vigilados" ocultos por el ébola pueden salir de sus casas siempre que no vayan a lugares aglomerados: la fotografía muestra el domicilio de la enfermera Teresa

Los “vigilados” por el ébola pueden salir de sus casas siempre que no vayan a lugares masificados: la fotografía muestra el domicilio de Alcorcón de la enfermera Teresa

Aunque no piensa cesarla, lo que provoca la desmoralización del cada vez más reducido electorado del PP y su hundimiento en las encuestas, Mariano Rajoy ha apartado por inútil a la ministra Ana Mato de la “crisis del ébola” y ahora dirige el operativo la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Pero a pesar de que la información oficial ha mejorado y la atención del Gobierno a la peligrosidad real de la situación es mucho mayor, sigue ocultándose información: tras la publicación que hizo “Espía en el Congreso” sobre la existencia de 100 personas enclaustradas en sus casas por haber tenido contacto con la enfermera Teresa Romero, el nuevo “comité especial para la gestión de la enfermedad por el virus ébola” ha dado a conocer la relación exacta y precisa de las 16 personas internadas en el Hospital Carlos III pero sigue ocultando la existencia de las al menos 71 (cifra no oficial) que están encerradas en sus domicilios, de los que falta por conocer su grado de relación con la sanitaria infectada y su permanente estado de salud. La periodista que los descubrió, Nuria Ramírez de Castro, los ha sacado a la luz:les dicen que extremen sus condiciones higiénico-sanitarias, que no realicen viajes y no acudan a sitios donde se congreguen muchas personas“.

Un paciente, exultante, muestra un cartel: un día más sin fiebre

Un paciente, exultante, muestra un cartel: un día más sin fiebre. Queda solo esta semana, pero es la peor.

Habrá que recordar que, según todos los expertos consultados, el ébola aflora entre sus potenciales víctimas contagiadas en un periodo de tiempo que va desde los 5 a los 21 días. Dado que la enfermera fue ingresada el 6 de octubre y probablemente se infectó el 25 de septiembre mientras atendía al misionero Manuel García Viejo (estuvo 10 días “fuera de control”), la “cuarentena” (y el consiguiente “alta”) de las 88 víctimas de la improvisación del Gobierno debería concluir el 17 de este mes de octubre, lo que significa que el próximo sábado se debería dar por concluida la alarma extrema en España provocada por la irresponsable repatriación de los dos sacerdotes enfermos sin haber contrastado y preparado antes la más segura logística sanitaria. No obstante, esta vez para curarse en salud, el comité científico ha decidido extender esta fecha hasta el 27 de octubre.

PACIENTES INTERNADOS EN SUS DOMICILIOS: (71)

La única información disponible sobre estos 71 pacientes es la que ha conseguido la periodista Nuria Ramírez de Castro, que ha desvelado como “las autoridades sanitarias vigilan diariamente la salud de 88 personas. De ellas, 28 pertenecen al equipo médico que atendió al misionero Manuel García Viejo y los restantes 60 son familiares, amigos y personal sanitario que ha tenido algún contacto con la auxiliar de enfermería, Teresa Romero, la primera contagiada por el virus del ébola fuera de África”.

La periodista que descubrió a los "ocultos" del ébola

La periodista Nuria Ramírez de Castro, que ha descubierto a los 71 pacientes “ocultos” del ébola

Ramírez de Castro asegura que “a todas ellas, se las considera contactos “de riesgo” porque “han coincidido con la persona infectada en un espacio, sin que haya existido contacto físico, o bien han entrado en contacto con ella pero con la debida protección”. Así lo establece el Protocolo de actuación frente a casos sospechosos de enfermedad por el virus Ébola (EVE) del Ministerio de Sanidad”.

Para Nuria Ramírez de Castro “pese a permanecer en sus respectivos domicilios, a estas personas se les pide que se tomen “la temperatura dos veces al día, y que vigilen la aparición de posibles síntomas”, como vómitos, diarreas o erupciones cutáneas. El protocolo de actuación también recomienda que “extremen sus condiciones higiénico-sanitarias, que no realicen viajes y no acudan a sitios donde se congreguen muchas personas“. Ante cualquier incidencia en relación con su estado de salud o la aparición de sintomatología, deben comunicarlo a los profesionales de la salud pública a través de una línea teléfonica abierta las 24 horas (91 400 00 01)”.

La información que ha recabado “Espía en el Congreso” sobre los 88 afectados es la siguiente:

Total de pacientes ingresados: 16 personas
Total de pacientes retenidos: 71 personas
Total de pacientes dados de alta: 1/2
Total de ciudadanos afectados por la “repatriación” del ébola: 88/89
Total de ciudadanos afectados que denunció “Espía en el Congreso”: aprox. 100
Total de ciudadanos afectados que reconocía el Gobierno antes de la publicación de “Espía en el Congreso”: 1
Total de ciudadanos afectados que reconoce el Gobierno después de la publicación de “Espía en el Congreso”: 17
Total de ciudadanos afectados que el Gobierno aún no reconoce y de los que no hay datos oficiales: 71
Total de ciudadanos a los que se les ha hecho la prueba y ha dado negativo, procediendo al alta: 1 (oficial), 2 (prensa):
-“Mujer. Enfermera del equipo. PCR negativa. Segunda PCR a las 72 horas: negativa. Asintomática” (información del Gobierno).
– “Había otro enfermero ingresado, pero fue dado de alta a última hora del jueves tras darle negativo la prueba”, afirma la periodista Nuria Ramírez de Castro.

Caso confirmado: 1 
(Planta de casos confirmados y en investigación)
-Auxiliar de enfermería con enfermedad por virus del ébola. (Teresa Romero)

La peluquería de Alcorcón cerró por "asuntos personales". Las demás peluquerías se quejan a Servimedia porque la opacidad hace que la sospecha se extienda sobre todas las demás

La peluquería de Alcorcón cerró por asuntos “personales”. Las demás peluquerías se quejan a Servimedia porque la opacidad hace que la sospecha se extienda sobre todas las demás

Contacto de riesgo: 15 
(Planta de vigilancia activa de contactos de alto riesgo)
1-Marido de la paciente del único caso confirmado. Asintomático.
2-Varón. Facultativo. Ingresado para observación. Asintomático
3-Mujer. Facultativo AP. Ingresada para observación. Asintomática
4-Varón. Facultativo de Alcorcón. Asintomático
5-Varón. Facultativo del SUMMA. Asintomático
6-Mujer. Enfermera. Asintomática
7-Mujer. Facultativo. Asintomático
8-Mujer. Enfermera. Asintomática
9-Varón. Enfermero supervisor. Asintomático
10-Varón. Celador. Asintomático
11-Mujer. Peluquería. Asintomática
12-Mujer. Peluquería. Asintomática
13- Mujer. Peluquería. Asintomática
14-:Mujer. Enfermera. Asintomática
15- Mujer. Limpiadora Centro de Salud de Alcorcón. Asintomática

El recorrido de la enfermera del ébola en Madrid

El recorrido de la enfermera del ébola en Madrid

Hay más periodistas que se quejan de falta de información y opacidad. Vicente G. Olaya, Carlos E. Cue, Elena G. Sevillano, Pilar Álvarez, Emilio de Benito, Elsa García de Blas, Natalia Junquera, J. Jiménez Gálvez, Guillermo Altares, Álvaro de Cózar y Mónica Ceberio Belaza han suscrito una información en la que denuncian que “han pasado seis días, pero aún hay muchas lagunas en una historia marcada por los errores y la falta de información que ha convertido a España en el primer país con un caso de contagio fuera de África, donde ya han muerto más de 4.000 personas”. Y sobre la forma en que se contagió Teresa nadie sabe todavía nada: “Las cámaras que vigilan los movimientos de los profesionales no graban. No hay una imagen que pruebe el supuesto error. Fuentes de la investigación señalan que Teresa entra hasta tres veces en la habitación y que la última no quedó registrada. También creen que nadie controló cómo se quitaba el traje. El protocolo no lo exigía, denuncia Manuel Torres, enfermero que atiende a Teresa. La norma “se improvisó sobre la marcha”.

Las oposiciones a las que acudió Teresa: un lugar aglomerado al que se le debió prohibir ir

Las oposiciones a las que acudió Teresa: un lugar aglomerado al que se le debió prohibir ir

“Infectada ya por el virus pero aún sin ningún síntoma, Teresa coge vacaciones. Su intención es presentarse a unas oposiciones de auxiliar de enfermería y luego viajar con su marido, Javier Limón. Nadie le ha dicho que no salga de Madrid. Las únicas instrucciones tras el fallecimiento del sacerdote se reducían a tomarse la temperatura dos veces al día y avisar si se encontraba mal o subía la fiebre. El teléfono rojo era el número del servicio de prevención de riesgos laborales del Hospital La Paz, que solo trabaja de lunes a viernes de 8.00 a 15.00. Fuera de ese horario, según fuentes del equipo de sanitarios, debían acudir a su médico de cabecera o a urgencias. El centro de riesgos laborales también realizaba tests por vía telefónica al equipo para comprobar que estaban bien. El servicio indicó a la junta de personal del centro, según asistentes a la reunión, que había llamado dos veces a Teresa antes del pasado 2 de octubre y que no tenía síntomas. En cualquier caso, el protocolo del ministerio del pasado 15 de septiembre consideraba a la auxiliar y a todos los compañeros que habían atendido al sacerdote infectado como de “bajo riesgo”.

Nivel de aglomeración de los pupitres donde se examinó Teresa con el ébola a cuestas

Nivel de aglomeración de los pupitres donde se examinó Teresa con el ébola a cuestas

Durante los primeros días, Teresa no tiene molestias. Se presenta a la oposición el 27 de septiembre en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense. No sale de viaje porque su marido tiene un accidente. Ella quiere ir a ver a su madre a Galicia, pero empieza a sentirse mal. Lo que ocurre entre el 29 de septiembre y el 6 de octubre no está del todo claro. Esos días, esenciales para el desarrollo de la enfermedad, centran la mayor parte de las lagunas. ¿Cuántas veces llama la auxiliar a los servicios sanitarios? ¿Qué les dice? Las llamadas no están grabadas y sus palabras exactas no se conocerán. Sí existe, sin embargo, un registro de las veces que se comunica con el servicio de prevención de riesgos laborales de La Paz y con los servicios de urgencias. Podría esclarecer lo sucedido. Pero la Comunidad de Madrid, el Ministerio de Sanidad y el Hospital La Paz se han negado a hacerlo público.

Un enfermero, ya debidamente equipado, examina a un paciente: "reina la opacidad", denuncian 11 periodistas

Un enfermero, ya debidamente equipado, examina a un paciente: “reina la opacidad”, denuncian 11 periodistas

Requeridos por estos periodistas, el Ministerio remite a la Comunidad. La Comunidad, al centro sanitario. Y desde el hospital se asegura que la Consejería de Sanidad madrileña les prohíbe hablar: “Reina la opacidad. Para completar el rompecabezas hay que acudir a fuentes sanitarias y unir los datos parciales que distintos responsables políticos han ido aportando a lo largo de la semana. Alberto Alemany, director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, asegura que el martes 30 la auxiliar llama al teléfono de prevención de riesgos laborales relatando una “sintomatología vaga”. Febrícula y astenia. No se sabe qué le dijo la persona que respondió, ni si le recomiendan que vaya al centro de salud. Lo que nadie hace es decirle que no salga de casa.

 

El ambularorio de la Avda de la Libertad de Alcorcón: otro lugar masificado donde acudió Teresa con el ébola

El ambularorio de la Avda de la Libertad de Alcorcón: otro lugar masificado donde acudió Teresa con el ébola

Eso es lo que Teresa hace ese mismo día. Acude a un ambulatorio cercano a casa. Se refiere al ambulatorio Laín Entralgo, ubicado en la Avenida de la Libertad de Alcorcón. Ella no habla del ébola y la doctora le receta paracetamol, un hecho que resulta fatal porque disimula los síntomas”. El portavoz de la Plataforma de Centros de Salud, Paulino Cubero, le aseguró a la periodista Elena Sevillano que el estricto protocolo de seguimiento de los sanitarios que atendieron al sacerdote García Viejo no ha sido tan estricto, tal y como han demostrado los hechos. “El protocolo no era el correcto porque ha permitido que alguien con síntomas llegara a un centro de salud y al servicio de urgencias de un hospital compartiendo sala de espera con otros pacientes“, ha asegurado.

La casa de la enfermera Teresa: no se debió sacrificar al chucho porque los científicos querían analizarlo

La casa de la enfermera Teresa: no se debió sacrificar al chucho porque los científicos querían analizarlo

El siguiente contacto se produce ya en la madrugada del domingo al lunes, del 5 al 6 de octubre. Es la tercera vez que la mujer pide ayuda a las autoridades y una vez más, el riesgo se minimiza. Teresa Romero llama a los servicios de emergencia Summa 112. Dice quién es y expresa sus temores. Pero como la fiebre no llega a los 38,6 grados que fija el protocolo que se seguía entonces, nadie se toma en serio la posibilidad real de una infección por ébola.: “Envían a un médico de atención domiciliaria que acude con un técnico. Ninguno lleva protección. Usan mascarilla y guantes, por si acaso, y toman una decisión contradictoria: descartan el ébola pero piden una ambulancia. Los camilleros reciben entonces un extrañísimo mensaje:Febril, pero se descarta el ébola”. Una vez en la casa, Teresa les cuenta sus sospechas. Nerviosos, avisan al centro coordinador: ni ellos ni el vehículo están preparados para protegerse del virus. Pero todo es en balde. Insisten en que la lleven al Hospital de Alcorcón. Así se hace. En el Hospital de Alcorcón, un centro no preparado para una eventualidad de este tipo, se confirman los temores de Teresa Romero: tiene ébola. Juan Manuel Parra, médico adjunto de urgencias, la atiende durante 16 horas, parte de ellas simplemente con una bata impermeable, dobles guantes, un gorro y una mascarilla. Se entera por los medios de que la auxiliar ha dado positivo en las pruebas del virus. Días después denuncia múltiples irregularidades. “Las mangas me quedaban cortas”, dice sobre el traje.

Otro paciente del ébola captado por los fotógrafos

Otro paciente del ébola captado por los fotógrafos

Teresa Romero indicó que desde su punto de vista se podían haber hecho las cosas de otra manera. “Cuando empecé a encontrarme mal, llamé a Medicina Preventiva y me tomaron nota, poco más”, explica. Según la auxiliar, el único control que llevan con las personas que han tenido contacto con enfermos de ébola es telefónico: “te llaman para ver si tienes fiebre o algunos de los síntomas, y te dicen que si alguno de ellos aparece que les avises”. Más tarde declaró al periodista Jesús Cintora, antes de empeorar, qué le ocurrió cuando llamó al 061. “Estaba fatal y enviaron una ambulancia a mi casa a buscarme, con dos médicos que iban vestidos con su ropa habitual”. Desde ese momento hasta que finalmente fue trasladada al Hospital de Alcorcón pasó mucho tiempo. Ya en el hospital, comenzó a sospechar porque los enfermeros dejaron de entrar con asiduidad. “Al principio entraban cada hora y luego cada más tiempo. Estaban detrás de la puerta, pero yo les oía. Me hicieron las pruebas pero no me querían dar el resultado. Me enteré por el teléfono que las dos pruebas habían dado positivo. Le pregunté al médico y no me lo quiso decir muy claro. Estas cosas no te las dicen a la cara. Después, entraron con un buzo blanco y me metieron en una cápsula”.

Rajoy dice ahora que Ana Mato le prometió que no pasaría nada

Rajoy dice ahora que Ana Mato le prometió que no pasaría nada

Nos habían dicho que esto no podía pasar, y estaba pasando”, resume un alto cargo sobre la sensación de esas primeras horas. La ministra Ana Mato llama al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y al consejero, Javier Rodríguez. Enseguida todos, Rajoy incluido, son conscientes de la enorme crisis a la que se van a enfrentar. Rajoy y Mato tomaron la decisión de traer a los sacerdotes contagiados, y sobre ellos van a caer las críticas. Días antes, Mato había asegurado que todas las personas que habían atendido al sacerdote estaban “absolutamente controladas”. También la directora de Salud Pública, Mercedes Vinuesa, había asegurado: “El riesgo para la población española es prácticamente nulo”.

Las quejas sobre la seguridad se suceden entre los sanitarios. Aparte de las denuncias del médico de urgencias, el personal del Hospital Carlos III protesta porque los trajes que habían usado para atender a los sacerdotes eran dos niveles inferiores a los que se consideran más seguros, los de tipo 4, con respiración autónoma. “La formación que nos dieron fue cero. Solo un cursillo rápido sobre cómo ponernos el traje”, explica el enfermero Manuel Torres. Otra declaración del consejero de Sanidad madrileño enciende a los profesionales: “Para explicar a uno cómo quitarse o ponerse un traje no hace falta hacer un máster. Pero unos tienen una mayor capacidad de aprendizaje que otros”, dice.

Mercedes Vinuesa (directora general de Salud Pública): ahora Ana Mato dice que fue ella quien le aseguró que no pasaría nada

Mercedes Vinuesa (directora general de Salud Pública): ahora Ana Mato dice que fue ella quien le aseguró que no pasaría nada

Las críticas a la gestión de la crisis hacen que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy —que fue abucheado cuando visitó el centro, sin la ministra, el viernes a mediodía—, ponga al mando de la situación a la vicepresidenta, Soraya Sáez de Santamaría. Es un palo para el equipo de Ana Mato y la admisión, implícita, de un error. De todas formas, la ministra comparece para anunciar un cambio en los protocolos: la temperatura para alertar de un posible caso pasa de 38,6 grados a 37,7. No es la única rectificación. El seguimiento de los que han estado en contacto con la paciente es mucho mayor. Todos reconocen a estas alturas que se debieron atender las primeras llamadas de Teresa Romero con más atención y no dar por supuesto que el riesgo de quienes habían atendido a los sacerdotes era casi nulo. Tras atender miles de casos en África, donde han muerto de ébola más de 4.000 personas, solo dos de los profesionales no africanos de Médicos sin Fronteras se han contagiado (y han sobrevivido). La comparación con España es demoledora: dos repatriados, dos muertos, y de momento, una contagiada”, concluyen estos periodistas.

 

 

Encuesta:

¿Cree que el Gobierno y los medios están proporcionando información fiable sobre la propagación del ébola en España?

Ver resultados

Cargando ... Cargando …

Fuentes:

Informe de la periodista que investigó a los 71 pacientes “ocultos” del ebola: “les dicen que no viajen y no acudan a sitios con muchas personas”

Informe conjunto de 11 periodistas: “reina la opacidad”

Informe de “Espía en el Congreso”: Rajoy implicó al rey Felipe VI en la decisión de “repatriar” el ébola


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:







Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)



Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”

14 Responses to Informe sobre los 71 pacientes del ébola que esconde el Gobierno: “no viajen ni acudan a sitios masificados”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *