Blesa: “Cafranga tiene un plan para cortarme la cabeza junto con los de su banda, me provoca náusea”

Aznar, Carmen Cafranga y Blesa en una reunión de los "padrinos"

Aznar, Carmen Cafranga y Blesa en una reunión privada y distendida de los “padrinos”

Guerra de “bandas”, “ley del silencio”, citas de Vito Corleone como argumento de autoridad (“Enrique, yo tengo la máxima, creo que en el Padrino II se dice, “Estáte muy cerca de tus amigos, pero mucho más cerca de tus enemigos”): no es una novela negra, sino la realidad cotidiana que fue el saqueo de un banco del que 320 personas, al menos, se llevaron (también al menos) 36.000 millones de euros (más de medio billón de las antiguas pesetas, concretamente 5.989.896 millones, Y son cifras “oficiales”, que ya sabemos el valor que tienen aquí. ¿Como no va a estar hundida España? Con “agujeros” de este calibre (no es el único) se explica que no pueda generarse empleo para la mayoría de sus jóvenes y un tercio de sus ciudadanos. El pasado 23 de julio “Espía en el Congreso” emprendía una batalla en solitario para denunciar que la mayor parte de los 8.777 correos corporativos del banquero Miguel Blesa que los medios de comunicación estaban publicando no habían salido del todo a la luz, entre ellos los que afectaban a los propios medios y periodistas. Tampoco los que aludían a los 320 consejeros de Caja Madrid, pues detrás de prácticamente cada email se escondía un delito: desfalcos, tráfico de influencias, enchufes, robos de dinero público, subvenciones opacas, favoritismo familiar, uso de información privilegiada, malversación de caudales públicos… Con paciencia y fruto de nuestra propia investigación hemos publicado 10 artículos y 16 libros. El último de ellos, “La banda de Cafranga”, nuevo volumen de la Biblioteca Blesaleaks, aflora todos los emails con este escándalo.

Carmen Cafranga quería la cabeza de Blesa

Carmen Cafranga quería la cabeza de Blesa

Tiene un plan para cortarme la cabeza junto con los de su banda, me provoca náusea”, decía uno de los emails de Blesa sobre Cafranga que aún no ha salido a la luz. La socia de Lourdes Cavero, esposa del presidente madrileño, Ignacio González (ambas figuran entre las accionistas de la empresa Subastas Segre, dedicada a las obras de arte), gastaba la mayor parte de su tiempo en enviar chistes a los ejecutivos del banco, pues un gran número de sus emails son powerpoints o humoradas de diverso calibre (algunos de muy grueso calibre) y solo la gestión bancaria ocupaba una parte bastante limitada de su horario, sufragado con generoso sueldo.

Carmen Cafranga era la jefa de una "banda" que asaltó el banco y seguía en Bankia

Carmen Cafranga era la jefa de una “banda” que asaltó el banco y seguía en Bankia

Dos meses y medio después, el juzgado central de instrucción número 4 de Madrid ha decidido investigar a 86 directivos de Caja Madrid y Bankia a partir de dos informes de auditoría interna elaborados por Bankia y remitidos a la Fiscalía Anticorrupción por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Según dichos informes, gastaron con tarjetas un total de 15,5 millones de euros fuera del circuito habitual de la entidad financiera, sin acuerdo de los órganos de gobierno para su atribución a estos directivos y sin contratos. Los gastos se liquidaban a mano en una cuenta de Caja Madrid.

De aquella Caja Madrid, transformada ahora en Bankia, ya solo queda en la Fundación Caja Madrid Antonio Cámara, secretario personal de protocolo de José María Aznar, al que parece que no hay quien lo eche. Y por parte de Comisiones Obreras, siguen estando vinculados al sindicato Pedro Vedia y Rodolfo Benito. Agazapados quedan muchos más (damos la lista completa), aunque los últimos en caer han sido la presidenta de la Fundación Caja Madrid, Carmen Cafranga, y el presidente de la Comisión de Control del banco, Pablo Abejas (todavía en su cargo de presidente de Avalmadrid).

Antonio Cámara y Aznar

Antonio Cámara y Aznar

La única fallecida en “combate” fue la concejala Mercedes de la Merced (se llevó 287.900 euros) pero siguen vivos y coleando los que ocupaban cargos de relumbrón: el alcalde de Majadahonda, Ricardo Romero de Tejada (212.200), el secretario de protocolo de Aznar, Antonio Cámara (178.000), el “aguirrista” Pablo Abejas (246.700), el socio de Federico Jiménez Losantos, Alberto Recarte (139.900), el presidente de la Asamblea de Madrid, Jesús Pedroche (132.200) –que echó a su secretaria por quedarse embarazada–, el amigo de Blesa, Francisco José Moure (127.300) y la secretaria de Esperanza Aguirre, Mercedes Rojo (119.300).

Los "siete" de Bankia: la banda quebró 7 cajas y sus cúpulas aún siguen libres

Los “siete” de Bankia: la banda quebró 7 cajas y sus cúpulas aún siguen libres

En la pugna de poder que se produjo para saquear Caja Madrid no hubo “buenos” y “malos”: todos actuaron con fines de enriquecimiento personal. Solo la matriz (BFA) nacida a finales de 2010 tras la integración de siete cajas, necesitó 36.000 millones de euros de dinero público: Caja Madrid (52,06%), Bancaja (37,70% ), La Caja de Canarias (2,45%), Caja de Ávila (2,33% ), Caixa Laietana (2,11%), Caja Segovia (2,01%) y Caja Rioja (1,34%). Faltaba la Caja Castilla la Mancha, que fue a la quiebra por libre con altos cargos socialistas y populares. Tras la fusión entre Caixabank y Banca Cívica, BFA/Bankia se catapultó como el segundo grupo bancario por activos procedente del sector de cajas de ahorros. Hoy están todas desaparecidas y quebradas, pero todos sus directivos se hicieron millonarios con “indemnizaciones” que aún siguen atesorando o gastando.

"Estanis" Rodríguez Ponga y  Fernández Norniella, dos secretarios de Estado en el fraude de las tarjetas

Fernández Norniella y “Estanis” Rodríguez Ponga, dos secretarios de Estado en el fraude de las tarjetas

La tarjeta “black” (negro) ahora va a sentar en el banquillo a Carmen Cafranga junto a sus otros 85 beneficiarios: llegaban a pagar ropa y alimentos con la misma. Ella se defiende al “estilo Pujol”, no con metáforas de ramas y  nidos sino con aviso a navegantes: “desde los años ochenta hasta la creación de Bankia en 2011 han pasado por la entidad Caja Madrid un conjunto de personalidades que han utilizado las tarjetas de empresa y cuya probidad es incuestionable”. Pero lo cierto es que no todos se corrompieron: tres de ellos, Félix Manuel Sánchez Acal, de UGT, y los directivos Íñigo María Aldaz y Esteban Tejera, no hicieron uso de la tarjeta, no tocaron ni un euro. Otros, apremiados por la vergüenza de un sumario judicial, devolvieron parte del dinero: Rodrigo Rato (54.837 euros), José Manuel Fernández Norniella (9.700), Matías Amat (42.042) e Ildefonso José Sánchez Barcoj (90.879). Sobre uno más, Francisco Verdú Pons, figuran datos contradictorios, aunque el secretario general de UPyD, Andrés Herzog, que los ha denunciado a todos, cree que “ha sido el único de la era Rodrigo Rato que continuó con Goirigolzarri y avaló las gestiones de ambos”. También Podemos e IU han presentado querellas por esta malversación de fondos y los jueces parecen tener las manos algo más libres (veremos hasta donde) que el magistrado que osó encarcelar a Blesa durante 15 días y fue sancionado por ello.

Blesa sorprendió a la secretaria de Cafranga especulando con información privilegiada: alguien se fue de la lengua

Blesa sorprendió a la secretaria de Cafranga especulando con información privilegiada: alguien se fue de la lengua

“¿Te acuerdas de la solicitud del primo arquitecto de Carmen Cafranga para visitar la torre nueva? ¿que ha sido de ella?”, preguntaba Blesa a uno de sus directivos. No fue su única fechoría. Un informe confidencial titulado “Reclamación de Doña María Blasa Maldonado, secretaria de la Fundación presidida por Doña Carmen Cafranga” revela que “la reclamante acude con urgencia a comprar las acciones porque, con toda probabilidad disponía de información privilegiada. Las acciones estaban a 54 euros y en 20 días se colocaron a 61. No tiene conocimientos operativos, como lo prueba el hecho de acudir con un cheque de otra entidad para hacerlo efectivo en el momento y así comprar las acciones. Además, reconoce que solicitó dinero adicional a familiares, lo que ratifica la hipótesis de información privilegiada”. El esposo de la “reclamante” se había presentado en la oficina 1019 para dar una orden verbal de compra de acciones de Inmobiliaria Colonial.

Lucía Figar, Ignacio González y Carmen Cafranga

Lucía Figar, Ignacio González y Carmen Cafranga

“Matías, ayer, alrededor de las 14 horas, se presentó Carmen Cafranga en la oficina. Muy nerviosa, dijo que acababa de terminar la Comisión de Control, y que los miembros de la CC habían decidido sacar su dinero de Caja Madrid. Dio orden de aplicar sus ahorros a la cancelación de su hipoteca y comentó que no le importaba perder dinero si había que cancelar anticipadamente”, señala otro email en tono de alarma. A lo que el ejecutivo Matías Amat informa a Blesa y exclama: “Joder!!!  La comisión de control!!!”.

Carmen Cafranga y Ana Botella

Carmen Cafranga y Ana Botella

En efecto, Esperanza Aguirre e Ignacio González, con el apoyo del matrimonio Aznar-Botella, habían desatado las hostilidades contra Blesa y Gallardón y comenzaban por la Comisión de Control del banco. Quien la dominara sería el amo. Y PSOE, IU, UGT y CC.OO se vendieron al mejor postor de las dos “bandas” del PP. En la puja hubo traiciones, tránsfugas, deslealtades, ambiciones, sobornos, cohechos… Momentáneamente ganó Blesa (Gallardón/Rajoy) en la primera parte. Luego Esperanza Aguirre e Ignacio González le dieron la vuelta a la tortilla y lograron la victoria definitiva con la inestimable ayuda de José María Aznar (de ahí la importancia del voto de su secretario Antonio Cámara) y auparon como sustituto a Rodrigo Rato. Esa fue la auténtica “batalla de Madrid”: la del control financiero de Caja Madrid hasta llevarla a la quiebra.

Encuesta:

86 políticos y sindicalistas de Caja Madrid se llevaron 15,5 millones de euros con sus tarjetas en negro ¿deben ser expulsados de sus formaciones?

Ver resultados

Cargando ... Cargando …

Fuentes:

El saqueo de Caja Madrid y Bankia costó al menos 36.000 millones

La banda de Cafranga




3.00€ – Comprar



16 Responses to Blesa: “Cafranga tiene un plan para cortarme la cabeza junto con los de su banda, me provoca náusea”

  1. Si entre ellos se provocan naúseas, y son todos igual de corruptos, ya pueden imaginarse el rechazo y el asco que provocan en los ciudadanos con todos los casos que salen, día a día, de sus robos, engaños y corrupciones varias. ¡¡Sinverguenzas!!

  2. Vaya banda de mafiosos. El Blesa ya al truyo.

  3. si el blesa de paseo y elpidio quitado de enmedio hasta cuando joder

  4. Es repulsivo, indigna a todos el comportamiento de estos actores, se reparten los puestos y el dinero de los demás, la justicia si es que existe deberia tomar cartas en este tema y llevarles donde se merecen, pero sobre todo devolver hasta el último euro lo conseguido impunemente a costa de todos los perjudicados.
    Necesitamos de un revulsivo para que todo esto acabe, la corrupción y los privilegios de políticos y afines a ellos estan activos en todo momento.

  5. El tito Miguel, un mafioso auténtico, nació en España, hijo de hacendados andaluces (Jaén) y sinverguenza por convicción y devoción al dinero.Resumen mafioso, sinveguenza, etc…

  6. No puedo decir que quiero que le corten la cabeza, pero tampoco puedo decir lo contrario, más si no ha devuelto la pasta.

  7. ¿Para cuando l procsamiento de ambos?

  8. Carcel y devolucion del dinero. Si todos pagan.(menos los tres qe no lo hicieron)el tesoro publico podria desahogarse un poco,la deuda tambien.y ahora qe los bancos empiezan a ganar qe nos devuelvan el dinero qe les hemos prestado,¡porqe tienen qe devolverlo!!. Es nuestro.

  9. No les queda nada ,mi voto es tuyo Pablo,adelante,acaba con ellos,nosotros te ayudaremos .

  10. ojala se la corte pero a ras de los tobillos

  11. con la cara que hacen ya pagan es mafia pura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.