Quantcast

“La caza del banquero”: las fotos más escalofriantes de las matanzas de animales de Blesa

RUMANÏA 08 030

“Durante este lance ha retirado 23 seres vivos de la superficie terráquea”

Las cacerías del banquero Miquel Blesa y de sus amigos de la “casta” ya son leyenda, pero “La caza del banquero”, un nuevo libro de fotografías y mails con más de 70 páginas, reúne las imágenes más escalofriantes que envió o recibió desde su correo corporativo de Caja Madrid. Incluso uno de sus compañeros de matanza se permitió la licencia de incluir el logo de la entidad bancaria en una de las imágenes con los cadáveres de los animales abatidos, lo que evidencia hasta que punto se usaba el banco no solo como escenario de diversión cinegética sino como el lugar donde se mezclaban constantemente los asuntos financieros y privados. Desde el piloto de automóviles, Carlos Sáinz, hasta miembros de diferentes empresas constructoras aprovechaban las monterías con Blesa para introducir sus asuntos y problemas financieros con la Caja, más allá de la actividad puramente ociosa. Algunas de las fotografías son enormemente despiadadas, advertimos a nuestros lectores que pueden herir su sensibilidad. Y algunos de los comentarios que los acompañan no dejan lugar a dudas, como aquel en el que Mariano Perez Claver le dice a Blesa: “Mira lo que me envía Jesús. Creo que durante este lance ha retirado 23 seres vivos de la superficie terráquea”. Y otro añade: “Primero mato el macho a más de 150 mts. y luego la cierva grande. El sábado tiro a otra cierva que, finalmente, no cobramos pero que daba sangre a chorros”.

Un coche de caza

El “Texas Hunting” apasionaba a Blesa como vehículo para cazar

Ciervos, gamos, perdices, leones, búfalos, osos, pumas, jabalíes, hipopótamos, cebras, leopardos, cabras hispánicas… Y hasta elefantes, como Juan Carlos de Borbón. Igual en Bostwana que en Zimbabwe, en España que en Rumanía. Al cazador Blesa le interesaba todo bicho viviente que se moviera a cuatro patas por la faz de la tierra. Y hasta recopilaba en su buzón de Caja Madrid ofertas sobre “Elefantes de selección”:

Zimbabwe, desde enero hasta abril. 10 días de caza incluido abatimiento de un elefante de selección: 5.900 €. Cada elefante más: 3.000 €. (Elefantes jóvenes o de colmillos rotos, machos y hembras, sin derecho de esportar (sic) trofeos, cada cazador puede matar hasta 5 elefantes en una cazeria (sic). Trabajamos para vosotros. Sergio Dimitrijevic”.

“Te mando las fotos de ayer. En una le cambie el logotipo del "patrocinador" ya que así queda mejor.

“Te mando las fotos de ayer. En una le cambié el logotipo del “patrocinador”.

“Te mando las fotos de ayer. En una le cambié el logotipo del “patrocinador” ya que así queda mejor. Un abrazo y hasta pronto. Chema Perez-Ullivarri”. El montaje fotográfico le debió hacer gracia a Blesa: el oso de Caja Madrid era el esponsor de sus correrías por las sierras españolas. Y en ellas no solo se hablaba de animales: Marco Colomer le cuenta como “creo que fue un merecido trofeo para un bonito rececho. En otro orden de cosas, y atendiendo tu amable ofrecimiento de interceder ante Jaime Ybarra, te agradecería me pudieras facilitar una entrevista con él, al objeto de poder comentarle las dificultades que estamos sufriendo en Isla Canela, como consecuencia de las disputas que Endesa mantiene con la Dirección General de Costas y la Delegación de Industria respecto de la línea eléctrica que discurre por el dominio público”.

image0011

“Africa, ya no es lo que era”: algunas veces Blesa intercambiaba alguna humorada con sus amigas

Blesa presumía ante sus amistades femeninas de las “Cosas que yo hago en sábado” y les enviaba fotografías de sus trofeos desde su despacho. A otra le comenta sobre otra imagen suya con las cabezas cobradas: “Hace mucho tiempo que no te castigo con estas cosas; son búfalo y puma”. Algunas instantáneas ponen los pelos de punta porque reflejan una verdadera orgía de sangre y horror. Otro compañero de cacería, Jesús Fernandez-Hijicos, director general en Grupo Castilla Centro Comercial (Grupo CCC), tampoco ahorra detalles de la matanza, según refleja el siguiente texto: “Miguel, te mando una foto del resultado de la montería del Domingo “perpetrado” por tu 30.06 a manos del nuevo montero Yago Girón. Primero mato el macho a más de 150 mts. y luego la cierva grande. El Sábado tiro a otra cierva que, finalmente, no cobramos pero que daba sangre a chorros. Imagínate como volvió a Madrid… Ahora solo me habla de que quiere un rifle como el tuyo…y ya sabes lo intenso que es. Que cruz”.

Cat y Mont 015

“Jamás te he molestado ni te he pedido que intervinieras en ninguna negociación” (Carlos Sainz)

Los miembros de la “casta” a los que gustaba la caza se prestaban raudos a acompañar a Blesa, como evidencia este correo del piloto de automóviles, Carlos Sáinz: “Vaya por delante mi agradecimiento por el interés que se que te vas a tomar en tratar de desbloquear esta situación, pero quizá un empujoncito tuyo pueda solucionarlo. Ya sabes que todos estos años en los que he tenido una relación con Caja Madrid, jamás te he molestado ni te he pedido que intervinieras en ninguna negociación”.

“Como verás a continuación en los dos emails que he cruzado con Juan Astorqui y que te reenvío, el problema que tenemos a estas alturas del año con el Dakar tan próximo, consiste en la negativa de Caja Madrid de no continuar el patrocinio personal conmigo. Esta decisión, como le explico a Juan, a 3 semanas de salir hacia Argentina, con los monos, ropa, cascos, etc. ya identificados y pintados con vuestro logo, es verdaderamente un problema. Yo estoy dispuesto, como verás en mi email, a hacer el esfuerzo que sea necesario, es más les he pedido que fijéis vosotros la condiciones que yo aceptaré. Sinceramente me haría ilusión seguir este año con vosotros, por que además creo que tengo posibilidades de ganar la carrera”.

caza

La caza era motivo de conversación cotidiana en el banco

Otros emails evidencian como la caza se había incrustado en la rutina de su vida bancaria: “¿Qué hacéis con los Consejeros Delegados? ¿Qué elefante anda suelto por ese Banco aplastando altos cargos? Te envía un abrazo con mucho miedo. M.B.”. El “Asunto: Caza en Namibia” también da mucho de sí y Blesa intenta regatear precios:

El directivo Carlos Vela informa y él le responde: “Pedí a  José Miguel  que se informase de las tasas de abate de otros animales por si nos interesaba cazar alguno; échales un vistazo. Un abrazo”. “¿No me  dijiste  que  los  oryx  eran  a  250  €…??”. “Así es cuando se trata de un no trofeo. Los trofeos, grandes orix, a 700 €. ¿Qué es eso para un hombre del ladrillo internacional?”.

A Blesa le gustaban sofisticadas formas de cazar

A Blesa le gustaban sofisticadas formas de cazar, pues le ofrecían hacerlo desde una casa de madera o un jacuzzi

Otros interlocutores utilizaban la adulación y el halago hasta el sonrojo: “Yo no tengo la suerte de viajar como viajas tú, yo no tengo tu elegancia para quedar en las fotografías como un dandy, yo no tengo tus “medidas”, pero de vez en cuando también hago dobletes. Son los dos elefantes que te comente de Botswana de 70 y 85 libras. Te recuerdo lo que te comenté y ofrecí de Tanzania”. El libro “La caza del banquero: las fotos más escalofriantes de las matanzas de animales de Blesa” compila a lo largo de esas 70 páginas los detalles gráficos y textuales de esta auténtica galería de los horrores en que el presidente de Caja Madrid convirtió su banco y su vida personal más ociosa. Y resulta estremecedor comprobar como las mismas manos que apretaban un gatillo con extrema crueldad durante el fin de semana arruinaban después a miles de ciudadanos que confiaban en la supuesta delicadeza, humanidad y pericia de quien custodiaba sus ahorros.

El vehículo de caza “Texas Hunting” lleva curiosos extras

El vehículo de caza “Texas Hunting” lleva curiosos extras

Encuesta:

Blesa utilizaba el correo del banco para alardear de sus cacerías ¿es criticable?

Ver resultados

Cargando ... Cargando …

La caza del banquero

 

[purchase_link id=”13137″ style=”button” color=”gray” text=”Comprar”]

pdf descarga


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:







Lector ocasional (1€)Lector asiduo (2€)



Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”

41 Responses to “La caza del banquero”: las fotos más escalofriantes de las matanzas de animales de Blesa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *