Quantcast
Gabriel Albiac ve el cambio en España imparable

Gabriel Albiac ve el cambio en España imparable

Quedan 8 meses y 10 días para que caiga el actual régimen de poder en España. Lo prevén economistas como Manuel Conthe, periodistas tan poco sospechosos como Juan Luis Cebrián o Pedro Jota Ramírez, ex altos cargos del régimen como Luis Arroyo. Y el filósofo Gabriel Albiac, desde las páginas de ABC, le ha puesto nombre a lo que acontece: “Crepúsculos”. Lo relata así: “Un día, llega un día finalmente en el que todo se nos desmorona. En eso estamos. No es nada. Apenas si una ley de la materia, que dio origen al pensar de los viejos griegos, tan serenos: vivir es la peculiaridad de aquello que está muriendo, y lo único que no se extingue es lo que no ha existido; llamar a algo inmortal es decir que ha muerto. Los crepúsculos son bellos. Pero hieren. O dan miedo. Aunque nadie hay tan lerdo que ignore que es éste el precio a pagar por la travesía: el esplendor anuncia la tiniebla, ese curso nocturno al cual Virgilo entrega a los héroes que, tras la epopeya, van «oscuros por las sombras bajo la noche solitaria». No se lamenta eso. Sería lamentar haber vivido. La noche es el momento idóneo para reflexionar sobre el engaño que encubrió la luz”.

Alberto Manzano premiando a Albiac

Alberto Manzano premiando a Albiac

“Es lo que andamos, estos días, completando: el catálogo de nuestros escombros. Se ha cerrado un ciclo. Engañoso en su brillo, como corresponde al después de una dictadura. Pero las luces se fueron apagando. Y puede que esta penumbra sirva, al menos, para, en la desilusión, ser menos ciegos de cuanto lo hemos sido en años a los cuales nuestra plácida indolencia enmascaró de admirable ascenso. Sólo en el vértigo de la nostalgia empezamos a aceptar que fuimos engañados. Por nosotros mismos. Que el tiempo es nuestra única esencia. Y que «tiempo» es el nombre impropio de la muerte. Se puede decir en la intratable dureza conceptual de Heráclito: «Idéntico en nosotros lo viviente y lo muerto… Todas las cosas son y no son». O se puede en el sencillo lirismo del mejor Springsteen: «Todo muere, chica, eso es un hecho». Y nuestros mundos caen. Igual que nosotros. Igual que todo”, añade.

César Vidal (Cope) con Albiac

César Vidal (ex Cope y ex Libertad Digital) con Albiac

Para Albiac, “atónitos vemos llegar el día del derrumbe. Las elecciones autonómicas y municipales pondrán fecha de caducidad al modelo. No habrá vuelco, esta vez, entre simétricas derecha e izquierda. Que hoy ya todos sabemos tan iguales. Habrá desintegración. No regulable. Muy pocas capitales importantes podrán ser establemente gestionadas. Ni una sola comunidad autónoma, probablemente. Un modelo se extingue. Y no sabemos cosa alguna del que viene. Nada muy extraordinario, desde luego. Lo de siempre: esa hora que nada puede exorcizar, la de desmoronarse”.

Albiac, con la cúpula de Abc

Albiac, con la cúpula de Abc

«Un abuso retórico insufrible desdobló el insufrible despilfarro de estos decenios. Era parte del juego, eso de proclamar una modernidad pluscuamperfecta que ponía a este país en la cima del mundo. Sin un duro para respaldar tan prestante donosura. Era parte del juego. Parte suya, también, las tonterías autonómicas, los suicidios nacionalistas. Los juegos son entretenidos y sedantes. Siempre que uno no se los crea. De otro modo, despertará en lo de ahora. La euforia de los ochenta y los noventa camufló lo quebradizo de este suelo de vidrio sobre el cual vivíamos. Nadie quiso detenerse y abrir la áspera tarea de refundarlo todo: economía como instituciones. ¡Todo era tan alegre, todo tan abundante y sin esfuerzo! Quienes vivían de la política vivían inimaginablemente bien para ser gentes sin cualificación alguna; los ciudadanos nada percibían de que el edificio entero fuera a caérseles encima. Vencieron todas las fechas de pago. Los dos grandes partidos van ahora a ser barridos, como sucedió a los de Italia en los noventa. Y la descomposición populista que creció entonces en aquel vacío anuncia lo más previsible de nuestro propio futuro. No tiene, desde luego, maldita sea la gracia. Pero lo hemos dejado ser así. Y no tiene ya remedio que esto se nos desmorone”.

Manuel Conthe: "o pagamos los medios o son serviles"

Manuel Conthe: «o los ciudadanos y lectores pagamos los medios o son serviles y bananeros»

Incluso en el mundo financiero se extiende esta misma visión, como señala el ex presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Manuel Conthe, asqueado por todo lo que ha leído sobre Emilio Botín: “Aunque desde Chile no la leí íntegra, la prensa española ha hecho un despliegue informativo y encomiástico sobre el banquero fallecido tan desmesurado y servil que me ha parecido «bananero» e incompatible con la idea de una prensa libre. Con honrosas excepciones, la prensa está dominada por los grandes grupos empresariales y sus  gabinetes de comunicación. Ya lo percibí y manifesté cuando era presidente de la CNMV y aunque entonces algunos profesionales del sector lo negaron airados, sigue siendo una verdad como un templo. La culpa la tenemos, en buena medida, los ciudadanos y lectores, que aspiramos a informarnos gratis y a no proporcionar a ningún medio los ingresos precisos para garantizar su independencia. Quien no está dispuesto a pagar por leer un periódico no puede esperar que sea de calidad e independiente. Sin independencia económica no pueda haberla de otro tipo”.

A Conthe le dio verguenza lo que leyó de Botín en España

A Conthe le dio verguenza lo que leyó de Botín en España

“El gran lunar que, a mi juicio, mostró tan gran banquero fue su escaso rigor ético. Ojalá me equivoque, pero me parece que los empresarios siguen sin comprender que su imagen, prestigio e influencia social no mejorarán -cosa esencial, por las razones que he expuesto en tantas ocasiones- hasta que sean un ejemplo de ética y de cumplimiento de sus obligaciones, incluidas, de forma señalada, las tributarias”.

Botín y Sáenz: fue indultado por Zapatero, pese a sus graves delitos

Botín y Sáenz: fue indultado por Zapatero, pese a sus graves delitos

Para Conthe, “haciendo abstracción de asuntos pretéritos -como el uso de las «cesiones de crédito» para burlar fraudulentamente, en favor de sus clientes, las normas fiscales que sometían a retención e información fiscal la percepción de rendimientos de capital-, hay constancia reciente de dos conductas del Sr. Botín impensables en el presidente del mayor banco de un país serio (como Estados Unidos, Reino Unido o Alemania, tres ejemplos representativos, aunque no únicos, de esa categoría): En el plano institucional, el mantenimiento como Consejero Delegado del banco de una persona, D. Alfredo Sáenz, condenado en sentencia firme por el Tribunal Supremo por un delito doloso. En «Sir Alfredo Sáenz» y «Las facturas de Alfredo Sáenz» analicé las circunstancias del caso, y los muchos méritos profesionales del Sr. Sáenz, por quien siempre he tenido simpatía. Pero en ningún país serio del mundo sería concebible un desprecio al Tribunal Supremo y a las reglas sobre honorabilidad de los directivos bancarios tan llamativo como el del Santander cuando mantuvo al Sr. Sáenz en su cargo, en la esperanza de que el Tribunal Constitucional anulara la condena”.

Botín y Pujol: mismos delitos, trato diferente

Botín y Pujol: mismos delitos, trato diferente

“En el plano personal, el descubrimiento, con motivo de su precipitada regularización fiscal cuando la Hacienda española tuvo conocimiento de él, del fraude tributario que tanto el Sr. Botín como otros co-herederos cometieron durante muchos años, al ocultar en Suiza los bienes que en 1993 les dejó en herencia su padre.  En «Ética empresarial y prestigio social» analicé igualmente ese caso y concluí que demostraba la extraordinaria laxitud de la familia Botín, por utilizar una expresión benigna, en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias. La prensa madrileña, en particular, que tan extensa cobertura ha dado, con razón, a la confesión del Sr. Pujol de que cometió un fraude fiscal parecido, ha mantenido, en general, un elocuente silencio sobre la conducta en ese terreno del Sr. Botín. No niego las diferencias -entre otras cosas, porque la confesión del Sr. Pujol parece la punta de un iceberg de corrupción familiar mucho más amplio-, pero las varas de medir en uno y otro caso han sido tan distintas que el espectáculo produce bochorno”, añade Conthe.

Conthe

Conthe acusa: la CNMV se pliega a Botín y no le controla

Y concluye: “Tampoco la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tuvo su “finest hour” cuando el 10 de septiembre publicó una nota oficial de prensa en la que manifestó sus condolencias por el fallecimiento del Sr. Botín. ¿Qué pinta un supervisor financiero manifestando sus condolencias a los familiares, amigos del finado y directivos y empleados de su grupo bancario, y destacando que su fallecimiento supone «una importante pérdida para el sistema financiero español e internacional así como para la sociedad española en general, por su gran contribución a la promoción cultural y al desarrollo social, así como a la modernización e internalización del país»? ¿Hará algo similar cada vez que fallezca el directivo de cualquier otra entidad sujeta a su supervisión? No he mirado sus páginas webs pero ¿publicaron acaso el Tribunal Supremo o el Tribunal Constitucional notas de prensa parecidas? ¿Ha manifestado su pésame también la Agencia Tributaria?”

 

Encuesta:

¿Cree que el régimen puede caer con las elecciones municipales y autonómicas?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Fuentes:

El artículo completo de Gabriel Albiac
La conferencia completa de Juan Luis Cebrián
El artículo completo de Manuel Conthe
El artículo completo de Luis Arroyo
La entrevista completa con Pedro J. Ramírez


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:
Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)
Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”