Quantcast
El agente Jerónimo Escorial y el juez Dívar: una pareja acosada por la corrupción, no por su sexualidad

El agente Jerónimo Escorial y el juez Dívar: una pareja acosada por la corrupción, no por su sexualidad

El juez Carlos Dívar, que ha saltado de nuevo a la luz pública tras descubrirse que ha gastado 385.000 euros anuales en 15 escoltas solicitados por él y asignados por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, dimitió hace 2 años acusado de corrupción en sus dietas, que en realidad eran gastos privados. Entonces afloró que cenaba con el agente Jerónimo Escorial en Marbella, Santander o Lanzarote, que lo condecoró con la “Raimunda”, la gran cruz de San Raimundo de Peñafort y que sólo le faltó nombrarlo senador como Calígula hizo con su caballo, aunque animó al policía para que dos de sus hijas estudiaran las oposiciones a la magistratura para ser juezas. La medalla conlleva además que la persona a la que se le concede se convierte de facto en un “usía”, es decir, desde ese momento queda investido con el tratamiento de “ilustrísimo señor”. Fuentes del Tribunal Supremo aseguraron a “La Gaceta” que desconocían por completo “los méritos del agente J. E. Ll., pues hasta ahora no los ha demostrado”. Al menos públicamente.

El ministro de Justicia

El ministro de Justicia Bermejo (PSOE) con Dívar

El diario “El País” había informado de que en 2010, el escolta recibió la medalla al mérito policial con distintivo rojo, que conllevaba una pensión del 10% de aumento en su salario de por vida. Entre 1996 y 2005, fue galardonado con otra medalla al mérito policial con distintivo blanco, otra al mérito de la Guardia Civil, y con dos cruces de San Raimundo de Peñafort.

Cuando el 30 de mayo, en comparecencia pública, trataba de restar importancia a estos gastos, Dívar insistió una y otra vez en que la persona con la que había cenado tenía “carácter público y oficial y no respondía a relaciones personales”. Mentía: posteriormente se acreditó que sus ágapes ni siquiera habían tenido lugar con representantes de las instituciones que él había visitado, desmintiéndolo incluso el Ayuntamiento de Málaga. Y además la complicidad entre el policía y el juez era evidente: el jefe de seguridad pasaba también gastos de comidas, nunca de cenas. Y el colmo ha sido que, como en los tiempos de la Rusia de Stalin, las escenas en las que aparecía Escorial junto al presidente en viajes al extranjero han sido retiradas la semana pasada de al menos cuatro vídeos institucionales.

El ministro de Justicia Gallardón (PP), con Dívar

El ministro de Justicia, Gallardón (PP), con Dívar

Según fuentes consultadas por “La Gaceta”, el agente Jerónimo Escorial, de 54 años de edad, casado y padre de dos hijas que se preparan para ser magistradas, “cayó de pie cuando se convirtió en uno de los escoltas de Carlos Dívar”. “Llegó al Supremo como escolta del fiscal Tino Ortiz y luego, por vivir cerca de la casa del presidente, se convirtió en su escolta preferido, llegando a ser, en poco tiempo, el jefe de sus propios compañeros. No hay sitio o viaje que haga el presidente, fuera o dentro de España, en el que no lo acompañe J. E. Ll. Es su sombra. Es como una segunda piel de Dívar”, aseguraban las mismas fuentes.

A Divar los gastos privados de 1 escolta le costaron la dimisión: ahora usa 15

A Divar los gastos privados de 1 escolta le costaron la dimisión pero se pasa la polémica por la entrepierna: ahora usa 15

“En ocasiones –explican– y con motivo de los viajes de Dívar a otros países, aparecieron en la prensa extranjera varias crónicas informando sobre el evento, en las que figura el nombre de J. E. Ll., identificado como “miembro del Poder Judicial español”. En ningún momento se desmintieron esas informaciones por parte del Tribunal Supremo, dejando bien claro que el agente J. E. Ll. era un escolta y no una autoridad judicial. Pero la “casta” en España conserva facultades y poderes omnímodos y deberán ser los ciudadanos y la sociedad civil, con sus críticas, sus denuncias y sus reproches, los que de una vez por todas se los arrebaten.

 

Encuesta:

El juez Dívar condecoró a su policía preferido con una medalla judicial y éste prepara a sus 2 hijas para que sean magistradas ¿qué debemos hacer?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:
Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)
Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”