Quantcast
Las cámaras aéreas dejaron a la monarquía desnuda

Las cámaras aéreas dejaron a la monarquía desnuda

Exito de asistencia entre la “casta” y fracaso de apoyo popular. La coronación de Felipe VI en Madrid llegó incluso a soliviantar –sin excesos, claro– a los propios participantes del régimen. “Digamos también la verdad: gente no hay mucha”, confesó ante las cámaras de televisión el ex presidente de la Asociación de la Prensa (APM), Fernando González Urbaneja, desde la Plaza de Oriente donde participaba como comentarista de la Sexta TV. “Aquí nadie ha movilizado y hay poca gente”, se lamentó. Y esa fue la tónica también en las calles de Madrid: vacías durante el primer recorrido en coche de Felipe VI cuando se dirigía al Congreso y en su viaje de vuelta al Palacio de Oriente no se lograron llenar las aceras. Parte del recorrido estuvo incluso semivacío, incluidas las habitualmente populosas plazas de Neptuno y Cibeles, según captaron inesperadamente las cámaras. La comparación con las masivas celebraciones deportivas en estos dos lugares fue inevitable, tanto como las imágenes y discursos comparados de la coronación de Juan Carlos I por Franco y de Felipe VI por Juan Carlos, pues el ritual fue prácticamente idéntico. Y como en los regímenes militares del tercer mundo, un impresionante despliegue policial de 11.500 agentes, con filas interponiéndose entre supuestos representantes y escasos representados.

El protocolo real sentó juntos a los tres presidentes de PP-PSOE

El protocolo real sentó juntos a los tres presidentes de PP-PSOE

En lo que sí hubo “overbooking” fue entre la “casta” política: diputados, senadores y ministros abarrotaron el palco de la Carrera de San Jerónimo. La ceremonia de ordenación del nuevo monarca por decreto en el BOE y sin referendum registró además un grave incidente: un grupo de ciudadanos fue apaleado por la policía en la Gran Vía de Madrid, esquina con la calle de la Salud, al mostrar banderas republicanas y gritar en favor de la República. “¡Esto es un golpe de Estado, no hay Estado de Derecho!”, acertó a decir uno de ellos antes de ser detenido. En la Plaza Tirso de Molina sí se produjo una espontánea concentración republicana, pese a las tres manifestaciones prohibidas por la Delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes. La policía acordonó los accesos y los ciudadanos que lograron traspasarlo para ejercer su derecho a la protesta estuvieron rodeados en todo momento de agentes policiales.

Un vídeo registró la detención de ciudadanos con banderas republicanas

Un vídeo registró la detención de ciudadanos con banderas republicanas

Las imágenes de televisión mostraron además como una chica con una bandera tricolor era también zarandeada y otros dos ciudadanos eran inmovilizados en el suelo, uno de ellos bastante dolorido por los golpes. Mientras tanto, comentaristas de televisión como Antonio García Ferreras (La Sexta) propagaban que «la policía me ha dicho que no están prohibidas las banderas republicanas», algo que repitieron algunos medios como Infolibre. Fue evidente que de nuevo les engañaron o se dejaron engañar.

Rajoy en uno de sus célebres "cabezazos" reales. La prensa no distribuyó el que le dio a Felipe VI

Rajoy en uno de sus célebres «cabezazos» reales. La prensa no distribuyó el que le dio a Felipe VI

Y es que la “mafia” PP-PSOE había diseñado un acto sobre todo televisivo, donde el “montaje” de planos y escenas eran edulcoradas hasta el sonrojo. Ni un comentario crítico, ni una opinión disidente, ni la más mínima disonancia. Y el guión se desarrolló conforme a lo previsto: los dirigentes del PP alabando a la Monarquía, con nuevo y espectacular “cabezazo” del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Y los dirigentes del PSOE, ya abiertamente comandados por Felipe González, apoyándola con gestos pero declarándose “republicanos” de boquilla. Por si acaso…

Calles semi-vacías en la coronación de Felipe VI

Calles semi-vacías en la coronación de Felipe VI

El discurso de Felipe VI ante las Cortes Generales tampoco acaparó demasiado interés a pesar de los consabidos aplausos, que evitaron los presidentes de Cataluña y Euskadi, Artur Mas e Iñigo Urkullu. Y parece que no contentó ni a los suyos: “Le faltó más emoción”, se quejó un periodista cortesano, Miguel Angel Aguilar (El País), que estuvo a punto incluso de colarse en el coche oficial de Sofía de Grecia y no ocultó su complicidad con la ya ex-reina, que conservará título, casa y sueldo público pese a la dimisión de su marido tras el 25-M. Otros como Eduardo Inda (El Mundo), uno de los periodistas más impopulares en España junto a Paco Marhuenda (La Razón), lamentó que Felipe VI “no hubiera hablado más al corazón” ni aludiese a la terrible situación económica de la mayoría de los españoles. El periodista Ernesto Ekaicer (El País) echó en falta también que no se acordase de que la prioridad de España era el empleo para 6 millones de ciudadanos.

Desfile del monarca por Madrid: parecía de otro tiempo

Desfile del monarca por Madrid: parecía de otro tiempo

La ceremonia y su retransmisión televisiva fue melosa hasta la extenuación y aburrida hasta el punto de que Cuatro TV prefirió emitir “Callejeros viajeros”. El resto de las cadenas cumplieron disciplinadamente su papel. En la recepción oficial en el Palacio Real, con un interminable “besamanos” de 2000 monárquicos, destacó por su descomunal “cabezazo” ante Felipe y Letizia el del presidente del Banco de Santander, Emilio Botín.

Las aceras del centro madrileño no consiguieron llenarse

Las aceras del centro madrileño no consiguieron llenarse

Entre el grupo de periodistas del régimen que fueron invitados sorprendió la presencia del director de “Eldiario.es”, Ignacio Escolar, tanto como su justificación. Tras titular con una confesión algo avergonzada –“Qué hace un periodista como yo en una proclamación como ésta”–, añadió:

 

 

Atasco en Palacio, espacios amplios en la calle

Atasco en Palacio, espacios amplios en la calle

“Por supuesto, asistir a ese recepción en el palacio no cambia en una coma ni la línea editorial de eldiario.es ni mi opinión personal sobre la monarquía. Entiendo la posición de los diputados que legítimamente han decidido no participar en ninguno de los actos de la proclamación del nuevo rey como forma de protesta republicana. Pero, como periodista, creo que mi obligación es otra: informar a los lectores de eldiario.es con transparencia, independencia y honestidad. A eso iré”. Lo curioso es que esa “línea editorial” le había llevado a defender antes la compañía de la ministra Ana Mato –y de todos los ministros– a Sofía de Grecia en el polémico viaje oficial a Nueva York para ver la final de Rafa Nadal en el US Open con dinero público. Desde entonces, Sofía evitó más compañías ministeriales.

Entre los periodistas que acudieron al “besamanos” también estuvo su padre, Arsenio Escolar, director del diario “20 Minutos”, y otros reconocidos “juancarlistas” como Isabel San Sebastián, Fernando Onega, Graciano Palomo, el director de RTVE, González Echenique (que no es periodista) y un largo etcétera que repartieron su tiempo entre los platós de las tertulias televisivas y radiofónicas y la Zarzuela, impartiendo loas e incienso mediático para los nuevos monarcas.

 Encuesta:

¿Qué le ha parecido la coronación de Felipe VI?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:
Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)
Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”