Quantcast
Jordi Évole ha sacado de sus casillas a la "casta" al mentar el 23-F ¿por qué?

Jordi Évole ha sacado de sus casillas a la «casta» al mentar el 23-F ¿por qué?

El programa de Jordi Évole «Operación Palace» ha suscitado una catarata de insultos y críticas por parte de destacadas personalidades del régimen, tanto en su ámbito político como mediático, muchas de las cuales han sorprendido por su zafiedad. Políticos de todo el espectro ideológico, desde Miguel Angel Rodríguez (PP) a Gaspar Llamazares (IU), hasta periodistas que se califican de socialdemócratas como Juan Luis Cebrián (El País) o de liberales como José Antonio Zarzalejos (ex Abc, El Confidencial), Víctor de la Serna (El Mundo) o Jesús Rivases (Grupo Zeta) han coincidido en sus descalificaciones: «patraña», «engaño», «delirante», «embuste», «mentira», «broma pesadísima», «bufonada», «irresponsabilidad absoluta», «cúmulo de despropósitos y deshonestidades», «bochorno», «pantomima» y «mofa y befa»… Cuando algo tan básico como el sumario judicial del 23-F ha sido declarado como «secreto» a pesar de su carácter público y varios testimonios de embajadores extranjeros (EE.UU, Alemania, Vaticano), recogidos incluso en libros, ponen en entredicho la versión oficial, la airada y exagerada reacción de la partitocracia española a la fábula de Évole resulta cuando menos escamante.

Juan Luis Cebrián

Juan Luis Cebrián

El periódico «El País» se ha puesto al frente de esta partida y ha calificado de «patraña» el contenido de «Operación Palace». El sesgado titular –»Évole bate récords con su patraña del 23-F y logra 5,2 millones de espectadores»– parece arrancado de la misma pluma de Juan Luis Cebrián, que no fue invitado a participar en el exitoso experimento, y que destaca como «la patraña contó con la complicidad de políticos y periodistas». «El País» insiste hasta la saciedad en subrayar que el autogolpe sugerido por Évole «en realidad, nunca se produjo», y aunque todo fue explicado al final por su autor, el periódico recalca que fue «un engaño», con «testimonios fabulados», «falsos documentos», «una recreación irreal, una patraña orquestada por La Sexta» y un error porque «tampoco han faltado críticas al tratar en tono satírico un episodio tan dramático de la reciente historia de España». Incluso lo compara negativamente con el «montaje delirante» que realizó el canal Arte al parodiar igualmente la llegada del hombre a la Luna.

Jose Antonio Zarzalejos

Jose Antonio Zarzalejos

El ex director del diario Abc, Jose Antonio Zarzalejos, también se ha sumado a esta cruzada y tildó el programa de Évole como «broma pesadísima», «una representación cuidada del embuste», «un recurso pedestre y tantas veces perverso», «una mentira que, sin embargo, se presentó como verosímil», un «éxito burdo» y una «bufonada» que representa una «metáfora de una España descoyuntada». Zarzalejos apeló también a la sacralidad de ese evento histórico al que calificó de «traumático» y lo único que reconoció es que ahora la gente va a pensar que “cuando el río suena, agua lleva”.

 

Miguel Ángel Rodríguez

Miguel Ángel Rodríguez

El ex portavoz del Gobierno y de José María Aznar, Miguel Ángel Rodríguez también ha considerado «una irresponsabilidad» el programa porque «hay asuntos que debemos tratar con mucho cuidado y entre ellos está el golpe de Estado». «Hubiera preferido que tocaran otro tema» dijo Rodríguez, que aunque «Operación Palace» le pareció mal, sin embargo sugirió realizar otro programa sobre «por qué se juntan los nacionalistas catalanes para montar una conspiración». Rodríguez apuntó directamente a la cabeza de Évole al señalar que «a los humoristas se les permite todo» incluso llegar a la «irresponsabilidad absoluta» y lo único que admitió por primera vez fue que «los que dijeron que lo de Atocha (11-M) fue ETA también fueron unos irresponsables».

 

Victor de la Serna

Victor de la Serna

Otros periodistas del régimen pero de otros grupos editoriales como Víctor de la Serna (El Mundo) han seguido el mismo guión y han calificado la «Operación Palace» de «falsedades vistosas», «cúmulo de despropósitos y deshonestidades», «bochorno», «pantomima» y «una mofa y una befa de los reportajes televisivos».

El periodista Jesús Rivasés (revista Tiempo, Grupo Zeta) defendió también la reserva y el hermetismo sobre el 23-F y lamentó que «estando el país en estos momentos como está, cuando existe una cierta «contestación» sobre la figura del rey, decir que el rey… me pareció arriesgado». Rivases comenta, con indignación, que «todavía te encuentras gente que dice que no se sabe todo del 23-F» y considera, sacando a colación el refranero español, que «los experimentos, con gaseosa».
[youtube id=»S1km0dtM1ak»]

Entre las críticas más llamativas dentro de la clase política se produjo la de Gaspar Llamazares (IU), que consideró en un primer momento que lo que hacía Évole no era periodismo:

Llamazares se refirió al «miedo» de los espectadores –y seguramente el suyo propio– sobre algo que no podían comprender muy bien pero que asustaba:

El mismo «miedo» que otros periodistas como Rosa María Artal (El diario.es) expresaba amparándose en la audiencia:

Encuesta:

¿Cuál es su opinión sobre el programa "Operación Palace"?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Fuentes:

 Évole bate récords con su patraña del 23-F y logra 5,2 millones de espectadores

Jose Antonio Zarzalejos – Jordi Évole y el estado de la nación

Víctor de la Serna – Pues lo que nos faltaba

Programa Espejo Público (24-02-2014)

Jordi Évole: ‘Ya es hora de relativizar con la Historia’


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:
Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)
Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”