Quantcast
Zapatero y su "fontanero" Serrano

Zapatero y su «fontanero» Serrano

«Jamás me ha interesado el dinero. Me ha interesado sólo para poder vivir decentemente, pero para nada más. Es algo que me enseñaron mis padres», ha declarado el diputado del PSOE, José Enrique Serrano. Pero lo cierto es que, pese a detestar el dinero, se ha hecho rico con la política: fue jefe de gabinete o trabajó como cargo de confianza de José Luis Rodríguez Zapatero, Felipe González, Narcís Serra y Alfredo Pérez Rubalcaba, lo que en política se llama «fontanero». ¿Fue con ellos donde aprendió a odiar el dinero? Sí, con toda seguridad, esos conocimientos los adquirió de ellos tanto como su amor a la verdad: su registro de intereses del Congreso desvela que lleva 30 años en cargos públicos, 12 en el Gobierno, y ha cobrado sin trabajar 119.435 euros anuales, el sueldo que tenía cuando estaba en Moncloa, pues los altos cargos políticos se aseguran 2 años el mismo salario que tenían aunque sean despedidos por las urnas. Serrano pagó a Hacienda 39.769 euros, se hizo con un piso en Madrid comprándolo en una subasta pública (no hay datos sobre esta curiosa operación), tiene otro piso a nombre de una sociedad y varias «fincas rústicas» en Tribaldos (Cuenca), además de 358.000 euros en cuentas corrientes, depósitos y planes de pensiones. Eso sí, no le interesa el dinero.

José Enrique Serrano

José Enrique Serrano

El hombre que durante 12 años controló las agendas de los presidentes socialistas del Gobierno se ha hecho millonario. Y no con las acciones que dice poseer en Telefónica y Antena 3 (6.400 euros) ni con los derechos de autor que le ha pagado una editorial (8.538 euros). Él alega que la herencia de su madre y de su tía María le proporcionó «una porción de masa hereditaria» de 301.000 euros, más varias fincas rústicas y una urbana en Tribaldos (Cuenca) y un piso en Madrid.  Y aunque no le interesa el dinero, durante su mandato con despacho en Moncloa y tan cerca de dos presidentes no pudo hacer nunca una Ley de Transparencia para que se supiera de donde lo reciben los políticos, lo que ha ahogado a España en una corrupción sistémica de sus élites a costa de los ciudadanos: «no nos dio tiempo a discutirla en la Cámara porque se disolvieron las Cortes y se convocaron elecciones», declara a la periodista parlamentaria Carmen Moragas como justificación.

Pons, Santamaría y Serrano: la casta intriga

Pons (PP), Santamaría (PP) y Serrano (PSOE): la casta intriga para el 25-M y lo que se les viene encima

Tal y como están urdiendo sus antiguos jefes de espaldas a su propio partido, José Enrique Serrano se manifiesta a favor de un pacto PP-PSOE para salvar el cuello de sus acusados de corrupción y, si fuera necesario, hasta del propio Juan Carlos de Borbón, según sus palabras: «Si se va de cacería o no se va, es una información que a mí, como diputado, no me pregunta nadie. Tampoco al rey. El rey es el jefe del Estado, sí, pero eso no significa que tenga que ser de cristal. ¿Un ministro tiene que explicar si se va a cenar con una señora o si pasa un fin de semana con unos amigos? ¿O un diputado tiene que contar si gasta su sueldo en libros? ¿Verdad que no? ¿Por qué entonces lo tiene que hacer el rey?», le declara con desparpajo a Moragas.

Serrano (a la derecha) es un claro ejemplo del poder en la sombra

Serrano (a la derecha) es un claro ejemplo del poder en la sombra

«Hombre de Rubalcaba (fue el ministro del Interior quien se lo recomendó a Zapatero como jefe de Gabinete), desempeñó la misma función para Felipe González entre 1993 y 1996. Pero su trayectoria en la trastienda del poder se remonta a 1987, cuando el entonces ministro de Defensa, Narcís Serra, le fichó como director general de su Departamento y se lo llevó cuatro años después a La Moncloa. Serrano ha ido poco a poco ascendiendo escalones hasta ser nombrado subdirector de gabinete de Felipe en 1993 y dos años después, máximo responsable de este departamento. Muchos años en la fontanería del Gobierno que han ligado su nombre a algunos de los más turbios sucesos ocurridos durante los últimos años de la Era González como el ‘caso Crillón’, Filesa, Roldán o el del espía Paesa», escribió el periodista Daniel Forcada.

Serra, Barrionuevo y el capitán Sáenz de Santamaría: corrupción en el seno militar

Serra, Barrionuevo y el capitán Sáenz de Santamaría: corrupción en el seno militar

El descubridor del talento para amasar dinero que posee Serrano fue el entonces ministro Narcís Serra, también siempre cerca de las finanzas y hoy imputado por el caso de los sueldos de Caixa Catalunya, una caja de ahorros quebrada que sin embargo hizo millonarios a sus directivos. Narcís Serra tenía un cargo representativo «a pesar de lo cual tenía elevados emolumentos en concepto de dietas»; además, cobró 236.808 euros en 2007; 260.440 en 2008; 260.380 en 2009 y 246.393 en 2010, según la investigación judicial, por lo que algún día tendrá que devolver 1,3 millones de euros. El fiscal ha pedido también la imputación de otros 52 miembros del consejo de administración donde se aprobaron estas subidas de sueldo.

Para conseguir su fortuna, Serra le aprobó a su jefe Adolf Todó una prejubilación a partir de los 60 años por la que cobraría hasta los 67 años una renta mensual del 90% de la retribución fija, que se estableció en 600.000 euros y una variable del 35% por objetivos; además, a partir de los 67 se le reconoce una renta vitalicia del 80% de la retribución percibida el año anterior. Los privilegios de Todó van más allá, y se incorpora un documento que establece que en caso de su muerte en activo, su hija puede elegir entre recibir el fondo acumulado de la póliza de seguro de pensiones o bien una pensión vitalicia del 50% de la retribución percibida el último año.

De izq a der: Massana, Todó y Davd Griera. No han devuelto nada de lo que se llevaron.

De izq a der: Massana, Todó y David Griera. No han devuelto nada de lo que se llevaron.

El director general adjunto, Jaume Massana tiene idénticas cláusulas de rescisión anticipada y de prejubilación que Todó, si bien en su caso la renta mensual del 90% de la parte fija del contrato es hasta los 65 años. También se suscribieron pólizas para cubrir fondos de pensiones cuya cantidad aportada entre 2008 y 2012 fueron de 4,1 millones de euros para Todó y 1,03 millones para Massana. El fiscal anticorrupción Fernando Maldonado cree que Serra y Todó son los principales beneficiados de las presuntas irregularidades, que abusaron de sus cargos y «utilizaron los fondos de una entidad con connotaciones y trascendencias públicas en beneficio propio y con claro perjuicio para la entidad, lo cual contribuyó a su grave crisis financiera». Los trabajadores añadieron además el nombre de David Griera.

El volumen del robo ha sido descomunal: el FROB inyectó 1.250 millones de euros en 2010; 1.718 más en 2011, y nuevamente 9.084 millones en 2012, con lo que el Frob constituía el 100 por 100 del capital. En total 12.052 millones de euros procedentes del erario público, vía impuestos de los ciudadanos.

Narcís Serra ha ido arruinando toda cartera que ha tocado

Narcís Serra siempre con la mano en cartera ajena

Desde sus orígenes como abogado en Barcelona con sus amigos Pascual Maragall y Miquel Roca (con quienes funda durante el franquismo el despacho Roca & Serra & Solé) Serra ha ido subiendo de escalafón a base de lavar los trapos sucios del poder. A diferencia de Serrano, que permanecía en la sombra, Serra sí ha sido la cara visible de la corrupción. Despilfarrando gasto militar cuando fue ministro del ramo, ha dispuesto de ese dinero público que él considera que no es de nadie de forma arbitraria y sin pagar responsabilidades hasta ahora. Después de su alejamiento de la primera línea política tras la caída del PSOE en 1996, siguió escalando posiciones en cargos públicos y acumulando dinero desproporcionadamente en consejos de administración como en la Caja de la Diputación de Barcelona, Gas Natural, Telefónica o Applus, (acumulando más de un millón de euros cada año). Algunos de sus allegados reconocen que hace malas inversiones porque reparte el dinero «entre sus amigos o para quedar bien». Y por eso ha sido imputado junto con Adolfo Todó en el despilfarro de Catalunya Caixa, en manos del juez Josep María Pijuan, magistrado que fue objeto de numerosas críticas por su benevolencia y comprensión en el denominado «caso Palau».

Encuesta:

José Enrique Serrano (PSOE), el "fontanero" mayor de la Moncloa, es millonario ¿habría que investigarlo?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Fuentes:

José Enrique Serrano: la larga mano del poder de Moncloa en la sombra

Roldán le acusa de haberse corrompido con él: escúchelo de su propia voz.

Serrano urde con el resto de partidos dejar el urbanismo fuera de la Ley de transparencia (El País)

Ecosistema y asesores políticos (Toni Aira)

Elena Salgado y José Enrique Serrano, amigos inseparables (Periodista Digital)

José Enrique Serrano, Director del Gabinete del Presidente Zapatero, el amo de llaves de Moncloa (Periodista Digital)

Narcís Serra (Ficha de diputado en el Congreso)

Narcís Serra ingresaba 1,2 millones anuales cuando era presidente de Catalunya Caixa gracias a la entidad (El Diario)

Imputan a Narcís Serra y 53 miembros de Caixa Catalunya por cobros «desproporcionados» (Público)

Serra justifica los sobresueldos para adaptarse a los precios de mercado (El Confidencial)

De Banca Catalana a Catalunya Banc, el caso Narcís Serra (Vozpópuli)

Narcís Serra i Serra (El Espía Digital)

Narcís Serra mal gestor financiero

 Los graves delitos de Narcís Serra


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:
Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)
Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”