Quantcast

72rubalcaba-300Alfredo Pérez Rubalcaba, Jaime Lissavetzky, Soraya Rodríguez, Albert Soler… Son tantos los dirigentes socialistas que han apoyado el ridículo olímpico, con Ana Botella a la cabeza, que las bases socialistas están que trinan contra sus dirigentes. Tras casi mes y medio de vacaciones, varios diputados y senadores del PSOE han comentado este martes en los pasillos de las cámaras lo «inexplicable» de este apoyo cerrado de la cúpula socialista a «algo que se veía venir»  y juzgan «incomprensible» que Rubalcaba salve a la alcaldesa madrileña para cargar las tintas sobre el periodista Pedro Jota Ramírez, por su ya célebre «patinazo» anticipando la victoria olímpica. Lo cierto es que la sensación grotesca y esperpéntica que ya tenían los españoles hacia sus políticos ha aumentado aún más y amenaza también con pasarle la misma factura a los socialistas «sin comérnoslo ni bebérnoslo… salvo Jaime, claro», comentaba en privado un dirigente socialista regional en ironica alusión a Lissavetzky, que ha recorrido medio mundo con el PP vendiendo la candidatura olímpica, desde Quebec hasta Moscú, con parada y fondo en Buenos Aires en hoteles de cinco estrellas durante todo el largo y costoso itinerario.

Lissavetzky y Rubalcaba llevan juntos 30 años

Lissavetzky y Rubalcaba llevan juntos 30 años

Un senador socialista andaluz también ha mostrado este martes su descontento por el «evidente fallo de visión» que ha tenido el PSOE en el tema olímpico. A su juicio, resultó «desmesurado» que tanto la Ejecutiva Federal como el Grupo Socialista del Congreso emitieran comunicados oficiales y ofrecieran ruedas de prensa en apoyo de Ana Botella, porque «ahora que ella se ha caído, nosotros nos vamos al suelo agarrados a su mala imagen». En su opinión, los socialistas han perdido una «extraordinaria oportunidad» de realizar una crítica a los continuos yerros de la candidatura, desde su presentación pública hasta la fiesta preparada en la Puerta de Alcalá: «el país no está para juegos con 6 millones de parados. La gente lo ve como un insulto a su situación, a su dignidad y a su inteligencia».

Lissavetzky siempre ha ido detrás de Ana Botella en sus viajes por medio mundo

Lissavetzky siempre ha ido detrás de Ana Botella en sus viajes por medio mundo. A ella le hacen gracia sus adulaciones

Lo más curioso es que el PSOE también se hizo cómplice de la manipulación de la encuesta que pretendía hacer pasar el apoyo ciudadano a la tercera megalomanía olímpica, cuando un mero paseo por cualquier calle española o madrileña evidencia que el español medio está que trina contra sus políticos y no está «el horno para bollos», en la popular expresión española: ha calado la idea de que las obras solo sirven para enriquecer a los cargos públicos y altos funcionarios con mordidas y comisiones.

En este sentido, un diputado aragonés también resaltaba la actitud de Juan Alberto Belloch, alcalde socialista zaragozano, que se negó a acompañar a Ana Botella a la «fiesta» de Buenos Aires, mientras que sí lo hicieron Rita Barberá (Málaga), José Antonio Nieto (Córdoba), Francisco de la Torre (Málaga), Juan Soler (Getafe) y hasta Fernando Zurita (Paracuellos del Jarama), algunos de ellos acompañados de sus respectivas comitivas. El único que no viajó en el PP fue Paco León de la Riva (Valladolid), que puso como excusa la coincidencia con las fiestas patronales de la ciudad. Lo cierto es que los miembros de la candidatura le sugirieron que no asistiera porque su «sinceridad» podía perjudicar a Madrid: De la Riva había dado a entender a la prensa que para poder conseguir una obra, era mejor aval olímpico pagar comisiones en España que pegarle un tiro a alguien en Turquía. Su declaración causó consternación en el Comité Olímpico Internacional.

El alcalde de Valladolid Paco León de la Riva dijo que era mejor pagar un comisión por obras en Madrid que recibir un tiro en Turquía

El alcalde de Valladolid Paco León de la Riva dijo que era preferible pagar un comisión por obras en Madrid que recibir un tiro en Turquía

A todas estas barbaridades ha dado apoyo el PSOE, a través incluso de su Comisión Ejecutiva Federal, que se hizo cómplice del PP al jalear una de las más gruesas mentiras de la candidatura: en un comunicado oficial resaltó «el enorme apoyo y respaldo ciudadano» que la sociedad española había brindado supuestamente desde el principio a la candidatura olímpica. Ademas, los socialistas repetían sin cesar los argumentos de Botella sin pararse a contrastarlos y pasando por alto las numerosas obras paralizadas y pisos vacíos que se ven en Madrid: «los socialistas creen que organizar los juegos sería una oportunidad para rentabilizar las inversiones e instalaciones que ya están en marcha, pues la candidatura tiene gran parte del trabajo y de las obras ya realizadas», decía su comunicado.

En el apoyo a Ana Botella se empleó a fondo el propio Alfredo Pérez Rubalcaba: «se ha mostrado seguro de que España lo va a hacer bien porque es un país preparado y capaz que ha organizado muchas otras cosas con éxito, por lo que cree que es una oportunidad para el país, para las inversiones y el empleo», decía en aliento de la candidatura: «Además, ha insistido que el resto de países nos mirarían y verían que somos un país capaz de organizar unos Juegos, con gente preparada, con ilusión, fuerzas y ganas», en alusión a la alcaldesa madrileña, que elogió hasta el último día: «el proyecto madrileño ha estado muy bien pues la candidatura ha trabajado mucho y bien para conseguirlo».

Pedro Jota y su célebre portada: Rubalcaba la juzga peor que Ana Botella

Pedro Jota y su célebre portada: Rubalcaba la juzga peor que Ana Botella

el-mundoCuando se produjo el chasco final acompañado del ridículo y las noticias sobre el dispendio y despilfarro que costó la «broma» olímpica de Buenos Aires al presentarse por tercera vez sin posibilidad alguna de éxito, Rubalcaba prefirió culpar al periodista Pedro Jota Ramírez antes que a Ana Botella: «al que contó que Madrid 2020 tenía unos 50 votos le podían cortar la lengua», en alusión a la ya célebre pifia de la portada del diario «El Mundo» que también pronosticó la victoria.

Entre los parlamentarios socialistas de base culpan especialmente a la mano derecha de Rubalcaba en Madrid, al que se vió de fiesta en Buenos Aires junto a otros políticos que fueron invitados como Alvarez del Manzano, Lucía Figar, Villar Mir o empresarios imputados en el «caso Bankia» como el responsable de CEIM y amigo del rey, Arturo Fernández, que anunció su dimisión y luego se desdijo, protagonizando uno de los habituales sainetes en que se desenvuelve la política española.

El empresario Arturo Fernández, hijo de un arcabucero real, amigo del rey e imputado en el "caso Bankia": invitado en Buenos Aires

El empresario Arturo Fernández, hijo de un arcabucero real, amigo del rey e imputado en el «caso Bankia»: invitado en Buenos Aires

Así, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Jaime Lissavetzky, haciendo gala de su desconocida condición de pitoniso, declaró que «apostaría por Madrid» y elogió a Ana Botella: «He oído a la alcaldesa huir de la euforia». Lissavetzky no negaba la evidencia de que el deporte base en España vive en continua precariedad si se contrasta con el lujo asiático de los directivos federativos y de los políticos que supuestamente los tutelan: «Hay retrasos en el pago de las becas ADO y el plan está debilitado», reconocía, pero daba prioridad a sus viajes por medio mundo junto a Ana Botella: «No he estado en primera posición, pero los he apoyado cuando me han llamado. ¿Qué culpa tendría si nos los dan? En la etapa anterior me dejé la piel. He hecho todo y mucho más de lo que me han pedido».

Lissavetzky mostró una y otra vez su «satisfacción por el avance de Madrid en la carrera olímpica» y destacó la «fortaleza» de la candidatura española», además de vaticinar que «los Juegos Olímpicos de 2020 están al alcance de la mano» porque «se han hecho los deberes razonablemente bien y la candidatura madrileña ha mejorado con respecto a los dos intentos anteriores en cuanto a ser un proyecto más compactado«.

Las bases del PSOE no se explican los elogios a Rajoy, González y Botella en el acto olímpico de Argentina

Las bases del PSOE no se explican los elogios a Rajoy, González y Botella en el acto olímpico de Argentina

Tampoco ahorró elogios a Mariano Rajoy, Ignacio González y Ana Botella al destacar también «el esfuerzo que las tres administraciones han hecho en los últimos años para financiar infraestructuras deportivas». Pese a admitir que el apoyo popular a los Juegos de 2020 había bajado «un poco» entre los madrileños si se comparaba con el respaldo que dieron para los de 2016, estimó que estaba «por encima» del de las otras dos ciudades candidatas. «La inmensa mayoría de los españoles y madrileños cree que sería buenos estos Juegos Olímpicos», declaraba Lissavetzky haciéndose cómplice de una de las más groseras falsedades en que se apoyaba la candidatura.

Rubalcaba y Soraya son tan parecidos que hablan y gesticulan de forma idéntica

Rubalcaba y Soraya Rodríuez suelen hablar y gesticular de forma muy parecida: ambos elogiaron el trabajo de Botella

En el Congreso, la portavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, también mostró su apoyo a Madrid 2020 en un comunicado público que ahora la dirección socialista lamenta tras el «patinazo» de Buenos Aires. Lo único que reconocían los socialistas de la Cámara Baja era que padecíamos “momentos de gran crisis social y económica como los que estamos viviendo» pero siempre repitiendo el «mantra» de Botella: “la mayor parte del dinero de las instalaciones ya se ha gastado y las inversiones que quedan por hacer son asumibles”.

 

 

Albert Soler: imputado por 12.000 euros a Urdangarín y hoy "novillero" olímpico del PSOE

Albert Soler: imputado por entregar 12.000 euros a Urdangarín y hoy «novillero» olímpico del PSOE

A Soraya Rodríguez, sin embargo, se le achaca una cierta cobardía porque no quiso «quemarse» personalmente en la defensa de Ana Botella y mandó a un subalterno, diputado catalán, para hacer el «trabajo sucio»: a Albert Soler, que así se llamaba el «novillero», ex secretario de Estado e imputado en el «caso Urdangarín» por entregarle 12.000 euros a cambio de una fotocopias sobre «dinamización de redes». A Soler se le fue un poco la mano al proclamar que la candidatura de la alcaldesa era “la que mejor nota ha sacado en las inspecciones del COI, la que menos inversión deberá hacer y la que tiene mayor experiencia en la organización de eventos deportivos en los últimos años”. También mintió al afirmar que Madrid “cuenta con un gran apoyo popular de la ciudad, de otras grandes ciudades del país y del mundo del deporte”.
 
 
 
 
Encuesta:

¿Cree que el PSOE ha sido cómplice de Ana Botella en el ridículo olímpico de Buenos Aires?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:
Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)
Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”