Quantcast
Rajoy y Bárcenas protagonizan el videojuego sobre corrupción más popular en España

Rajoy y Bárcenas protagonizan el videojuego sobre corrupción más popular en España: «Donde está mi sobre»

«Donde está mi sobre», «Chorizos de España» o «Dársenas, tesorero corrupto», son  los videojuegos con mayor popularidad y descargas que han salido al mercado a propósito de la corrupción de los partidos y sindicatos que ocupan el poder en la «partitocracia» española y que la han llevado al actual caos económico, laboral y moral, pero son solo algunos de los 46 que ha contabilizado la revista «Icono 14» en su último número. El estudio ha sido realizado por Salvador Gómez García (Universidad de Valladolid) y Nuria Navarro Sierra (Universidad Complutense de Madrid). 

images-1 images«Videojuegos e Información: Una aproximación a los newsgames españoles como nueva óptica informativa» es el título del interesante estudio que acaba de ver la luz en la revista científica «Icono 14», dedicada a la comunicación. Y es allí donde se descubre que una búsqueda en Google Play (tienda de software en línea para sistemas Android) empleando como elemento de búsqueda “Bárcenas” ofrece 39 resultados de aplicaciones vinculadas a este personaje mientras que, por su parte, la Apple Store (para sistemas vinculados a iOS) recoge 7 resultados de interés.

Imagen 4«Chorizos de España» (Ravalmatic, 2013), «Dársenas, tesorero corrupto» (4D3/Animation Studio, 2013) y «Dónde está mi sobre» (Dolores Entertainment, 2013) son los que han alcanzado mayor audiencia «ateniéndonos a criterios de popularidad y descargas», según los autores, que explican como en «Chorizos de España», el jugador elige entre varios imputados por delitos de evasión fiscal, sobornos o corrupción para, a través de un juego de habilidad, conducir un camión por una carretera con baches en la que transporta (en dirección a Suiza) parte del botín. «La dinámica de dicho juego no es original pero esta “máscara” que se le incluye permite parodiar un elemento con una fuerte presencia», señalan los autores del estudio.

En «Dársenas, tesorero corrupto» el jugador necesita un poco de habilidad para “lanzar” el sobre del color correcto con la fuerza “correcta”  para que llegue a su objetivo. Posteriormente, debe pulsar sobre el espacio vacío en el que el “beneficiario” al irse, ha dejado un recibo.Por su parte, en «Dónde está mi sobre«, el jugador (caracterizado como Mariano Rajoy) debe recoger los sobres que, desde el cielo, le lanza Luis Bárcenas. Se debe evitar que caigan al suelo o recoger aquellos que incluyan la palabra IVA. Al final de la partida, la puntuación del jugador aparece reflejada en un cuaderno escrito a mano que recuerda a los polémicos cuadernos de contabilidad achacados al ex-tesorero del Partido Popular.

Imagen 3«Se pueda apreciar como en estos juegos se recurre a una referencia clara que ya se ha apuntado: el polémico “caso Bárcenas”. Dicha noticia, de actualidad desde las acusaciones del periódico El Mundo en enero de 2013, suponen la acusación al ex-tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, de llevar una contabilidad doble en dicho partido político y de pagar sobresueldos a una serie de políticos dentro del partido a través de sobres con dinero en efectivo. En los tres casos citados, el juego recurre a elementos icónicos (los sobres y el dinero) para introducir una serie de sencillas dinámicas lúdicas de habilidad y de lógica que debe resolver el jugador», apuntan Gómez y Navarro.

Y añaden: «Eso es una constante en casi todos los juegos presentes en la plataforma. Por ejemplo, «SobraDos» (Qindal, 2013), «Corruption in Spain» (Drinkteam, 2013) o «Recolector de sobres» (Antonio Vargas, 2013). El otro elemento característico es la representación paródica del propio Bárcenas y otras figuras políticas en casi todos ellos. El objetivo, más allá del posible divertimento, es claro: reforzar la imagen de la acusación contra este personaje desde un tono paródico. Algunas de las características formales de este videojuego refuerzan esa idea: una producción modesta desde el punto de vista gráfico y de programación, así como el recurso de dinámicas de juego nada originales y representativas del tema como también sucede en juegos como «So you think you can drive, Mel?» (Game Show Network, 2006) dónde predomina el planteamiento caricaturesco sobre cualquier otro».

Alicia Sánchez, del espionaje a la ex novia del hijo de Pujol que denunció evasión fiscal a Andorra,  al videojuego

Alicia Sánchez, del espionaje a la ex novia del hijo de Pujol que denunció evasión fiscal a Andorra, al videojuego

«Una lógica similar se encuentra en el polémico juego «Rescate de Alicia Croft» (2010) en el que la presidenta del Partido Popular en Cataluña se enfrentaba a la inmigración ilegal y que supuso una fuerte polémica en los medios de comunicación puesto que en el desarrollo de dicho juego estaba implicado el propio partido político. El objetivo no respondía a una lógica informativa sino que todo parece apuntar a un interés en despertar la polémica a través de un medio poco convencional», afirman en alusión a la dirigente del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, ahora implicada en el escándalo de espionaje de Método 3 al confirmarse que fue ella quien encargó el «servicio» al entrevistarse con la novia del hijo de Jordi Pujol cuando evadía dinero a Andorra.

«Una segunda lógica se plasmó en el juego  «Tortura electoral», que el portal de internet  MSN empleó durante la campaña electoral de las elecciones generales de 2008. En dicho juego, se podía elegir un cabeza de partido político (entre 6 posibles de las principales fuerzas políticas que concurrían a dichas elecciones) y colocarlo en un potro de tortura mientras se tomaba una decisión de dos posibles: liberarlo (salvarlo) o  . En cualquiera de estos casos se recurría al humor (a través de frases caracterizadas de dichos políticos) y, a través de las elecciones de los usuarios, dicho portal planteaba un rudimentario índice de satisfacción y popularidad de los diferentes políticos por parte de los jugadores que accedían a este contenido. La lógica se establecía, por tanto, dentro de lo que se ha denominado interactive infographics puesto que, de una manera informal, se obtenían una serie de datos de popularidad sobre diferentes políticos», concluyen los investigadores.


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:
Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)
Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”