Quantcast
02-7

Susana depende de Cs en Andalucía, por eso prefiere a Rivera

La mayoría absoluta del Senado que requiere la Constitución impide un referéndum en Cataluña pues el PP la obtuvo el 20-D y lo bloquea (se necesitan tres quintos). Por tanto, el referéndum no es el obstáculo para un pacto PSOE-Podemos sino una cortina de humo: la socialista Susana Díaz  fue investida con el apoyo de Ciudadanos y su menguante poder en Andalucía depende de Albert Rivera. Por eso prefiere la opción de éste último presidiendo el Ejecutivo nacional con dos vicepresidencias que lo sostengan, una para el PP y otra para el PSOE, a ser posible andaluz. Lo contrario pondría en riesgo su sillón presidencial con una moción de censura en el horizonte.

Captura de pantalla 2015-12-27 a las 13.37.17

Susana apuesta por eso que se ha llamado “un Gobierno de técnicos”, que reclaman el IBEX 35 y los diarios de papel. Por eso el futuro nuevo para España o las Españas –que decía Cervantes y reconocía hasta ese homo antecessor aznariano que era Felipe II– pasa irremediablemente porque el PP caiga en la Oposición y ahí redima sus demonios y pague sus culpas. Respetuoso con el veredicto de las urnas, “Espía en el Congreso” cree que tras el fracaso de Rajoy corresponde al socialista Pedro Sánchez en segundo lugar intentar formar Gobierno, teniendo la llave Podemos y los nacionalistas. Si no lo consigue, debe probar en tercer lugar Albert Rivera (Ciudadanos). Y si también fracasa, dar paso a la “Operación Menina” con Soraya Sáenz de Santamaría. Lo demás son engaños y distracciones al pueblo, que ya empieza a saber como funciona la complejaalta política” que maneja sus votos.

media

Portada de «Expansión» con ex ministros «socialistas» pidiendo un pacto con el PP

Dejando a un lado la descarada hipocresía de los llamados “barones” socialistas (Extremadura, Comunidad Valenciana, Castilla la Mancha o Asturias gobiernan con un socialista gracias a Podemos), el pacto con el PP es la opción preferida por la vieja guardia del PSOE, que no se resigna a desaparecer: el colombiano Felipe González, el rosado Solchaga y la llamada “beautiful” de los años 80 del pasado siglo que se hizo rica desde lo público, junto a ese especimen autóctono llamado Corcuera, endemismo patrio: lean la sentencia sobre el saqueo de los fondos reservados y lo conocerán mejor.

Yerran quienes creen que Susana Díaz aspira a liderar el PSOE: quien la haya escuchado en sus mítines, y aún peor, en privado, sentirá escalofríos al comprobar cómo el régimen clientelar andaluz ha podido subir tan alto a mujer tan reñida con los libros. Su primera rueda de prensa abierta en Madrid abochornará a quienes aún no la conocen y sería la puntilla de este maltrecho PSOE que paga en las carnes del voluntarioso Pedro Sánchez los pecados de familia de todos sus predecesores, anegados en la más absoluta corrupción política, económica y moral. Hasta el viento fresco de Irene Lozano, que no solo contribuyó a destruir con su fichaje a la endogámica UPyD sino que atrajo a la socialdemocracia algunas simpatías centristas, suena “raro” en “el otro PSOE” –Montoro dixit– que aspira sin remilgos a buscar acomodo junto al PP más corrupto de la historia de España. Son tal para cual.

Kundera

Milán Kundera

Pese a este panorama socialista tan desolador, no es menos fácil la decisión de Podemos, a pesar de que ahora cree poseer viento de cola a favor. La formación morada también tiene doble alma y esta se dirime entre quienes ven al jabalí socialista herido, huelen su sangre y quieren rematarlo, o quienes creen que un pacto entre ambas formaciones puede cambiar, desde el Gobierno mejor que desde la Oposición, los malos usos y maneras políticas y paleolíticas de España. La diferencia con el PSOE está en la esencia misma de la tragedia griega: ambas corrientes tienen razón, son dos verdades que chocan, que diría Milan Kundera.

Monedero en "La Tuerka"

Juan Carlos Monedero en «La Tuerka»

Una parte de Podemos piensa que dentro de 4 años, como le pasó a Syriza en Grecia, el régimen caerá como fruta madura a causa de la irremediable crisis económica y estructural de España y de Europa. Y que los millones de desesperados aún lo estarán más y serán más. Desencantados con el sistema tradicional de partidos, que exhuma sus últimos estertores, comparten el lúcido diagnóstico de su ideólogo, Juan Carlos Monedero, y no creen que el largo y duro camino recorrido desde el 15-M deba concluir con Pedro Sánchez en Moncloa. Al fondo, el millón de votos de IU que se han quedado huérfanos:

Rajoy y Artur Mas: un "pacto de caballeros"

Rajoy y Artur Mas: un «pacto de caballeros»

“Artur Mas es un cadáver que sigue andando sin cabeza y sin corazón. Han quedado los cuartos en Cataluña y aunque acepte la exigencia de las CUP de poner una guillotina de felpa en la Plaza de Catalunya (se lo exigirían sólo por joder), su vuelo está lastrado. Rajoy sabe que si no cumple las exigencias del Ibex 35 de formar una gran coalición le harán el encargo a Soraya Sáenz de Santamaría. Algo parecido le pasa a Pedro Sánchez, que ha tenido que recordarle públicamente a Susana Díaz que es el que manda, señal inequívoca de que no manda. Alberto Garzón ha dicho que perder 9 de los 11 diputados que tenía IU no es un drama, lo que indica que hay algo todavía más dramático (que dimitiera y que el secretario general de Izquierda Unida fuera alguno de los de siempre, lo que llevaría a cerrar IU de una manera triste que, en cualquier caso, está en el horizonte). Pablo Iglesias queda como el gran triunfador de la velada. Aunque aún no se hayan conseguido los objetivos. Podemos, pese a no haber podido sobrepasar -400.000 votos de por medio- al PSOE, es la grieta que marca la tendencia hacia donde va la nueva España. Que se sabe plurinacional, que le abochorna la corrupción, que quiere una economía social al servicio de la gente, que quiere rescatar a las personas y no a los bancos. Para que Podemos pueda cumplir la promesa de reinventar la democracia española, debe mantenerse en lo emergente y no distraerse cargando sobre sus espaldas responsabilidades que le corresponden a los partidos de la casta. Que allá entierren los muertos como Dios manda a sus muertos”.

Montse y Wert fueron a Zaragoza en viaje oficial

Montse Gomendio y Wert fueron a Zaragoza en viaje oficial: ahora viven en París por el Estado

La otra corriente de Podemos piensa que si se le dejan 4 años de tiempo y poder a la alianza de reformistas e inmovilistas (Cs-PP-PSOE), parte del voto puede mudar, desencantarse o volatilizarse, como ha ocurrido con IU o UPyD. O, en el mejor de los casos, quedarse como están. Por contra, asumiendo la mitad del Gobierno y ejerciéndolo con la cabeza alta, los nuevos modos y maneras no solo serán una extraordinaria imagen de cambio sino que además, por mimetismo, modificarán los atavismos del PSOE. Un ejemplo: que el ex ministro José Ignacio Wert (PP) como su antecesor, el socialista José María Ridao, hayan disfrutado en París de un sueldo público de 10.000 euros mensuales y un lujoso piso –que los embajadores amplían con cocinero y mayordomo a cuenta del Estado– demuestra que las élites ni han cambiado sus maneras ni fácilmente las cambiarán. Diplomáticos, embajadores, ex políticos, senadores… Las canonjías públicas son tan lacerantes y obscenas que solo desde un Gobierno que dé ejemplo bajándose los sueldos y renunciando a privilegios, como se hace en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Coruña o Cádiz, se pueden suprimir estas corrupciones y abusos tolerados y normalizados. No es una decisión fácil la que tiene Podemos pero si finalmente descarta el pacto de legislatura con el PSOE, se abre paso la tercera y última opción:

soraya_albert_riveraPresidencia del Gobierno para Albert Rivera (Cs) con apoyo del nuevo PP de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría (o viceversa) y posiblemente abstención de los socialistas, que pasarían a la Oposición. La soberana decisión de los ciudadanos el 20-D es denigrada por los perdedores pero resultó sabia: no hay mayorías absolutas ni las habrá, por mucho que se repitan las elecciones. Ningún ciudadano en su sano juicio –salvo los del PP– desea esa repetición, que arrojaría más o menos los mismos resultados, pero evidenciaría la inutilidad de los actuales candidatos además de su alto coste económico, creciendo el hastío popular. Algunos partidos parece que sí las desean, ya que cobran subvención por papeleta depositada y justifican así su actividad. Sería terrible comprobar en España lo que ya ocurre con frecuencia en Italia: que el PIB sube más cuando no hay Gobierno que cuando los políticos ocupan sus cargos y comienzan a gastar y mandar.

_sarkozy_418158acEl IBEX 35 también lo sabe y no le costaría demasiado, una vez doblada la cerviz de Rajoy y frustrado el pacto PSOE-Podemos, sumar al PP a un Gobierno de concentración presidido por Albert Rivera o, si éste no lo acepta, por Soraya (PP). No costaría mucho torcerle el brazo a un Pedro Sánchez malherido tras su fracaso de alianza con Podemos para que se abstenga en esa investidura de Rivera o Soraya. Ni tampoco mostrar a ministros “socialistas de papel” que dieran la imagen de pluralidad, como hizo Sarkozy. Sería un Gobierno estable, con reformas más lentas que su alternativa, pero en absoluto inmóvil. Al lado del molusco de Pontevedra cualquier político parecerá Usain Bolt. Esto puede salir bien o mal, como también ocurre con el pacto PSOE-Podemos. Como siempre, todo depende de la pericia y tino en la elección de los cargos, de las prioridades y de la autenticidad de los gestos. Pero en cualquiera de los dos casos, con nuevo Gobierno y Oposición es obvio que España cambia. Y pese a las burdas presiones en contra, hay que felicitar a la mayoría de ciudadanos que han provocado con su voto el tiempo nuevo.


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:
Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)
Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”