Quantcast

The Telegraph forma parte de la conspiración “judeo-masónica” contra España

España agoniza con 6,2 millones de parados, el regreso del hambre de postguerra, una economía doméstica que cae en picado, comercios vacíos, tristeza en las calles y en los bares de las clases medias. No hay más que darse una vuelta por la España real para observarlo. Pero nuestros políticos, que dicen que nos representan –cuando ni uno solo tiene a sus hijos, sobrinos y demás familia en paro, ya sea del Gobierno o de la Oposición, de esta época o de las pretéritas– no lo ven tan mal: sólo hay que esperar hasta 2015, según Mariano Rajoy.

DownloadedFile

¿Quieren saber la verdad? Ni el hambre, ni el paro de millones de personas (la misma cifra que hizo despertar y rugir a la Alemania de los años 30) ni la desesperanza continua pueden continuar ni un día más, salvo para quienes no la padecen. Y la verdad es que Rajoy, aún refugiado en su plasma, es un optimista, porque los economistas más solventes afirman que la crisis se extenderá hasta el 2020 ó 2023. El problema es que la debacle es sobre todo europea y además España viaja en el furgón de cola, como siempre. La voracidad de sus clases dirigentes y de su partitocracia así lo atestigua.

El mejor analista del diario inglés “The Telegraph” así lo ha afirmado, sugiriendo además que el FMI no lo dice porque la caída de España supone arrastrar al euro y posiblemente, en mayor o menor grado, al resto de la economía mundial. No sería el apocalipsis pero sí un cataclismo que reduciría la el valor de la moneda -y consecuentemente la riqueza– de cada país entre un 25% y un 40% (España como siempre estaría en los países de mayor estropicio), mientras que los países ricos padecerían un retroceso de entre el 5% y el 25%, según su exposición al euro, afectando a todo el mundo. Un año duraría esta hecatombre, hasta que la “renacionalización” de los países impulsara de nuevo a las economías más pobres, entre ellas España. Un ardor de estómago necesario para evitar que nos extirpen el bazo. Y un espantapájaros perfecto para meterle más miedo a la gente, cuando obvian que la desesperación es tal que los ciudadanos están inmunizados frente a sus siempre mentirosos mensajes.

La reacción española, como no podía ser de otra forma, ha sido “nacionalista”: “The Telegraph” formaría parte de una reedición de aquella “conspiración judeo-masónica” que fue la reunión en Munich de algunos demócratas exiliados que querían traer la democracia a España en plena época de Franco.

La realidad no es la que nos dicen nuestros políticos y medios de comunicación, sino otra bien distinta: España, en efecto, no tiene arreglo, porque la corrupción se ha instalado en todas nuestras capas dirigentes, desde el Gobierno a la Oposición, desde los sindicatos a la Universidad. Salir de la crisis exigiría que la élite de la partitocracia (conocida en la calle como “la casta”) renunciara a sus privilegios y bicocas y no lo va a hacer. Y menos ahora cuando todo se desmorona.

González Trevijano, miembro de la Junta Electoral Central denunciado por trampas electorales como rector, cargo desde el que despidió a 200 profesores y donde consumió 400.000 euros en gastos protocolarios, la misma cantidad de las nóminas que fulminó.

González Trevijano, miembro de la Junta Electoral Central denunciado por trampas electorales como rector, cargo desde el que despidió a 200 profesores y donde consumió 400.000 euros en gastos protocolarios, la misma cantidad de las nóminas que fulminó.

Ya expuse como González Trevijano, el rector de la Universidad Rey Juan Carlos (curioso y coincidente nombre en estos tiempos de auges republicanos) prefirió despedir a 200 profesores antes que renunciar a sus 400.000 euros de gastos de representación. Y además es miembro de la Junta Electoral Central, cuando ha sido denunciado por hacer trampas electorales. Profesores despidiendo profesores (la universidad en España es autónoma para decidir sus recortes), periodistas despidiendo periodistas (Cebrián y el Grupo Prisa es solo un ejemplo entre miles de empresas que invirtieron las ganancias de la prensa no en su reconversión tecnológica, sino en el ladrillo), sindicalistas cobrando por los despidos del ERE (en Andalucía el caso es palmario), etc, etc, etc. La culpa no es de Alemania, ni de la Merkel ni del “The Telegraph”, sino de una casta podrida hasta los tuétanos que los ciudadanos honrados deben ahora saber extirpar pacíficamente con inteligencia y tino.

Es difícil engañar hoy a los votantes, aunque pongan todo su empeño en ello, internet lo aflora todo. Zapatero, el presidente que arruinó España, disfruta sus vacaciones de lujo en Marbella. Miguel Blesa, el banquero que arruinó Bankia, el íntimo amigo de Aznar, daba los créditos insolventes a quien le venía en gana, preferentemente políticos y amigos del poder (Bankia, el microcosmos de la casta: en su consejo estaban PSOE, IU, PP, CC.OO y UGT). El marido de Cospedal hace negocios con el Estado y es un viejo conocido de la policía y de los jueces: financiaba bajo cuerda a su partido a cambio de obras, como antes fue el marido de Esperanza Aguirre. Ellos siempre cumplen las leyes, ellos siempre ganan, ellos son siempre denunciados y ellos siempre son exculpados y, en el peor de los casos, indultados. El cuento lo conozco desde hace 30 años y por eso hoy les presentamos así las noticias del día:

Esperanza Aguirre y su marido, Fernando Ramírez de Haro. Dolores de Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro. Vidas paralelas, negocios similares.

Esperanza Aguirre y su marido, Fernando Ramírez de Haro. Debajo Dolores de Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro. Vidas paralelas, negocios similares.

DownloadedFile-2

A los niños de las escuelas valencianas les quitan la comida, quizás la única al día que hacen, pero hay dinero para la Formula 1, para su Open de Tenis en la Caja Mágica, para sus bancos y para sus obras inservibles, como esa autopista que costó 70 millones y ahora se dan cuenta de que no puede terminarse porque pasa la vía del AVE. Nunca le costará nada al contribuyente, ni un euro –es el mantra que todos los políticos repiten– lo que es sinónimo de que seremos todos los que paguemos el desafuero. Con 50 millones de turistas y un pueblo abnegado, honrado, trabajador y dócil como pocos en Europa, el río de oro con sol y playa lo han convertido en un vertedero. Su crueldad no tiene límite.

Sus restaurantes y zonas de lujo están repletos y a rebosar, pero a la reina le gritan en Extremadura: “¡Sofía, la olla está vacía!”. El paro asola a los jóvenes y a los mayores, pero el presidente de Nuevas Generaciones encuentra trabajo (público, por supuesto) por 45.000 euros. Sí, el euro está más fuerte que nunca y la partitocracia saca pecho porque las Mareas, 15-M, 25-S y demás partidos y movimientos opositores al régimen (piratas, equis, blancos, nulos, etc.) no se unen en una plataforma electoral, están seguros de ello. Pero tampoco ignoran que hay una bomba de relojería en las urnas para dentro de un año, con las elecciones europeas. Y el odio a las partitocracias europeas está arrasando en todo el continente. Y saben que si los ciudadanos deciden cargarse de una u otra forma esta farsa que les asfixia no podrán evitarlo, por mucho que falseen sus resultados y manipulen sus decisiones. Y entonces vendrá el momento de la “transparencia, reparación, confiscación”, otro mantra pero que no quieren ni oir, como el de los escraches. Y, ay amigos, entonces, con una división de poderes férrea, un poder judicial inflexible y blindado, unas leyes de la memoria de este latrocinio mafioso que ya jamás olvidaremos, tomará carta de naturaleza eso que progresivamente se canta en las calles: “¡el miedo va a cambiar de bando!”  Y volverán los jóvenes y parados exiliados para ocupar el lugar de quienes les obligaron a marcharse.


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:







Lector ocasional (1€)Lector asiduo (2€)



Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”

4 Responses to The Telegraph forma parte de la conspiración “judeo-masónica” contra España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *