Quantcast

Botella-y-Aznar-juegan-en-2005-al-golf-Los 5 concejales en el Ayuntamiento de Madrid de Izquierda Unida (IU), comandados por el polémico Angel Pérez (acusado de mafioso por sus maletines en el Bernabeu), y los 15 del PSOE, que dirijge Jaime Lissavetzsky (hermano de la controvertida profesora Katia Lissavetzsky, denunciada por sus alumnos, y él también denunciado por viajar con dinero público a Japón con su esposa), decidieron echarle un cable a la alcaldesa Ana Botella: abstenerse para poder disfrutar de las «atenciones protocolarias» del Club de Campo de Madrid, una extraña entidad deportiva de élite pagada con dinero público. Entre los que se abstuvieron se encuentran  los socialistas Ruth Porta o Pedro Zerolo, ya que los demás concejales son desconocidos para la ciudadanía, de ahí el «No nos representan» que se corea en las calles de toda España cuando se produce una manifestación.

images Unknown-2

La moción fue presentada por UPyD pero ningún grupo político pidió la supresión de las subvenciones públicas en esta época de crisis para destinarlas a empleo. No, sólo se exigía el cese de las «atenciones protocolarias» y que el «gratis total» dejase de funcionar para políticos y periodistas. Pero ni por esas: los privilegios son inamovibles, aunque España se caiga a trozos por la corrupción y el despilfarro del dinero ciudadano. En total, más de 15 millones de euros ha recibido este Club, que además funciona sin licencia gracias a la complicidad de varios políticos del ayuntamiento de Madrid.

Unknown-1

Sueldos de 90.000 euros en 5 directivos que además pasan los gastos que hacen en el club para que se los abonen, 70.000 euros en comidas y copas, una piscina y un gimnasio que costaron 6 millones de euros… y una inmensa lista de políticos y periodistas que hacen uso del Club de Campo de Madrid, una extraña entidad pagada con dinero de los ciudadanos que tiene reservado el derecho de admisión… a los corruptos: el número de imputados por metro cuadrado se parece al de los juzgados de Plaza de Castilla: García Revenga, el secretario de las infantas, Luis Bárcenas, el encargado de los «sobres» del PP, y por supuesto los políticos de primera fila: Mariano Rajoy, esposa e hijos; Zapatero, esposa e hijas, Pepe Bono e hijos, Ruiz Gallardón, mujer e hijos, etc, etc, etc. Y también hermanos como Enrique Rajoy.

La lista de la «casta» que hace uso de las instalaciones públicas de élite es inmensa. jefes de gabinete (como Carnero, que lo es de Margallo), secretarios generales de Ministerios (como Isabel García, del de Agricultura), diputados de medio pelo (como Lourdes Méndez), secretarios de Estado (como Marta Fernández)… Y por supuesto ministros (Arias Cañete), todos los concejales (Dancausa), todos los ex presidentes del Gobierno, todos los consejeros de la Comunidad de Madrid, todos los embajadores… Solo los concejales de UPyD han rechazado los pases por verguenza.

Unknown

Para mantener en secreto el escándalo se necesita la complicidad de los periodistas y en la lista de «invitados permanentes» están Francisco Marhuenda y Mauricio Casals (La Razón), Saenz de Buruaga (Cope), Alberto Pozas (Interviú), Raul del Pozo y Fernando Baeta (El Mundo), Javier Esparza (La Gaceta), Daniel Gavela (Cadena SER). En total, 548 pases en 2012.


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:
Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)
Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”