Quantcast

Los residuos de la partitocracia se las prometen muy felices: IU, la coalición que es socia del PSOE en Andalucía, que ha participado en la quiebra de Bankia por la vía de Caja Madrid (Cayo Lara parece que por fin repara algo en ello), que permite que los trabajadores de CC.OO sigan teniendo 16 pagas a costa del Estado y que defiende la gestión del responsable del CNI, Sanz Roldán, como si de un simpatizante suyo se tratara («ha sido sincero dentro de sus obligaciones y ha dado suficientes explicaciones sobre los aspectos de su competencia»), es la que recoge el desgaste del PSOE, según las encuestas oficiales. Es la misma IU que no ha apoyado ni un solo movimiento cívico de la sociedad española, ni a las Mareas Ciudadanas que con su valentía inundaron las calles el 23-F de forma espontánea y pacífica. Lo hicieron algunos de sus militantes, no sus dirigentes. Si la alternativa al PP es ahora IU es que la ingenuidad española sigue siendo un rasgo de carácter, casi tanto como la de doblegarse ante el poderoso.

Unknown-3 Unknown-2

Lo mismo cabe decir de UPyD. Rosa Díez es ahora la voz más crítica del Parlamento, pero les escandalizaría saber a qué llaman los diputados «voz crítica». Faltaría tiempo para que este partido pactara con la cleptocracia, solo aspira a recoger el desgaste del PP, con quien se lleva a las mil maravillas en la trastienda de las Cortes. Es cierto que los discursos de los diputados de UPyD producen cierta «incomodidad», pero es tal el drama económico nacional que vive España que pedirles a estos señores y señoras tan bien acomodados que sean ellos los que lo representen no es sino otra broma de mal gusto en esta monarquía de partidos que de momento solo hace aguas, a la espera del tiempo nuevo que ha de venir.

Escenas cotidianas en el Parlamento

Escenas cotidianas en el Parlamento

Unknown-4

Las noticias del día no varían en cuanto a su contenido: Blesa y Rato se llevaron 60 millones antes de quebrar su banco, el inoperante Tribunal de Cuentas, coartada del supuesto control de las finanzas institucionales (60 millones de presupuesto anual) sigue contratando enchufados y desoye al Supremo, el líder de UGT Andalucía, Manuel Pastrana, se pegaba la vida padre a costa de las subvenciones del contribuyente a su sindicato, nuevos casos de corrupción del presidente de la patronal asturiana, de un gerente de hospital en Cataluña, en Pescanova, en el Club de Campo de Madrid (con un amigo del ministro de Justicia y entonces alcalde, Ruiz Gallardón)… Arenas ya no se recata en admitir los «sobres» de Bárcenas, que él llama «sobresueldos», un director general del socialista extremeño Rodríguez Ibarra «destapa» la corrupción de Extremadura, la ley de Transparencia solo fiscalizará las empresas y fundaciones privadas que reciban ¡el 50% de su presupuesto en subvenciones! ¿Por qué no un solo euro?… Todos los días lo mismo, todos los días los mismos… Asistimos a la caída del Imperio Romano estupefactos y ante nuestros ojos, sin brizna alguna de esperanza. Constituyamos, al estilo de los bomberos, una nueva asociación cívica: Ciudadanos Quemados.


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:
Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)
Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”