Quantcast

Ni un solo periodista y ni un solo juez, han apoyado públicamente los escraches en las decenas de tertulias que ahogan el espectro radiofónico y televisivo por toda España, mientras la ciudadanía se expresa abrumadoramente a favor. A eso le llaman libertad de expresión. Pero en internet se ha roto la unanimidad: dos periodistas, – uno de ellos se ha confesado simpatizante de Esperanza Aguirre– han defendido los escraches. Se llaman Ismael Alvarez de Toledo y Enrique de Amo. También lo ha hecho un magistrado, Carlos Hugo Preciado Domènech, Magistrado de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que argumenta que el derecho a la manifestación está consagrado en la Constitución que los políticos tanto dicen defender y que en la práctica es papel vetusto y mojado.

230658-1 Enrique-de-Amo-copia-300x238

Enrique de Amo, Ismael Alvarez de Toledo y Carlos Hugo Preciado: los tres primeros líderes de opinión que se manifiestan en España a favor del escrache.

Carlos Hugo Preciado. Arriba Ismael Alvarez de Toledo y Enrique de Amo: los tres primeros líderes de opinión que se manifiestan en España a favor del escrache.

 

Mientras las encuestas a los lectores de los propios medios de comunicación oficiales dan un abrumador apoyo ciudadano a los escraches, en el Congreso vegeta una mayoría también abrumadora de diputados que los rechaza. «¡No nos representan!», gritan por las calles de toda España a la menor oportunidad de expresarlo y ahora multan o agreden a quien lo manifiesta. ¿De veras creen que en los próximos comicios (las europeas, dentro de un año) aguantará esta simulación o pantomima democrática? ¿Será el termómetro definitivo que adelante lo que al año siguiente serán las municipales y autonómicas que puedan desalojar a la “casta” del poder y de la oposición?

 


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:
Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)
Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”