Quantcast

6 partidos acuerdan con el director del CNI enterrar el “caso Corinna” en el Congreso

La Comisión de Secretos Oficiales del Congreso posee un mandato parlamentario: confiar a seis diputados los secretos de Estado. Hoy la partitocracia lo ha pervertido: se elijen a seis diputados no para que guarden un secreto, sino para que admitan que el mejor secreto es el que no se dice. Eso es el “caso Corinna” y sus cómplices son PP, PSOE, IU, PNV, CiU y UPyD.

El general Sanz Roldán (CNI) ya tiene el respaldo de 6 grupos parlamentarios

El general Sanz Roldán (CNI) ya tiene el respaldo de 6 grupos parlamentarios

Unknown-6

El secreto mejor guardado de la Comisión de Secretos Oficiales es que 6 partidos del régimen amparan la negativas del director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el general Félix Sanz Roldán, a reconocer que la princesa Corinna tuvo escolta, hizo servicios “especiales” a España (la prensa lo ha denunciado y ella misma lo confirmó) y vivió en una casa de Patrimonio del Estado que además se reformó a su gusto.

Es un secreto a voces en España pero el líder de IU, Cayo Lara, expresó su confianza en la sinceridad del director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Felix Sanz Roldán, en su comparecencia en la Comisión de Secretos Oficiales. El ministro Jorge Fernández Díaz (PP) y el ex ministro Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE) también negaron categóricamente lo que dos dirigentes sindicales de la policía (SUP), José Manuel Forner y José María Benito, declararon: que la princesa Corinna gozaba de escolta de la Guardia Civil adscrita al Ministerio de Defensa. Aitor Esteban (PNV), Duran i Lleida (CiU) y Rosa Díez (UPyD) también ampararon con su silencio al director del CNI.

Pero El Confidencial Digital da voz a los espías indignados: “Estamos hartos de hacer de ‘niñeras’ de altos personajes y de políticos”. Ex agentes del CNI criticaron que se utilizara a personas del Centro “para asuntos particulares”. Para los ex miembros del CNI consultados, el caso ‘Corinna’ es un “ejemplo perfecto” de lo que se está haciendo mal. Consideran que las labores de información que tuvo que realizar el centro “fueron completamente inútiles y sólo sirvieron a los interesados. No había nada en juego”. A Corinna “se le realizó un seguimiento exhaustivo” durante sus años de estancia en España y su residencia en la finca de La Angorrilla (El Pardo). Esos informes llegaban directamente a manos de personal cercano al rey.

Tampoco ninguno de los 6 partidos le preguntó a Sanz Roldán si es verdad que veinte empresarios españoles suscribieron en 2007 un acuerdo para participar en el Fondo de Infraestructuras Hispano-Saudí, patrocinado desde mediados de 2006 por el Rey Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein. La aventura resultó ser un completo fracaso y perdieron 21 millones de dólares, según Voz Populi. El fiduciario –persona o sociedad que actúa en nombre de un tercero- de la liquidación, la empresa Energy & Infrastructure GP Limited, que había cobrado los 21 millones, se negó a devolverlos y cuando los empresarios reclamaron al Gobierno éste dijo que no podía hacer nada porque era “un asunto muy delicado”.

UnknownUnknown-1images

Unknown-2Unknown-3Unknown-4

Ningún partido ha preguntado en el Congreso si es verdad que la Casa del Rey reformó y pagó con fondos públicos La Angorrilla, propiedad de Patrimonio Nacional en el monte de El Pardo, muy cerca del palacio de La Zarzuela. Solo un juez o el Parlamento pueden averiguar si la decoración de la vivienda para la amiga del Rey se encargó a José Carlos Rodríguez Elvira, uno de los interioristas españoles más exclusivos y cotizados, y hacerlo comparecer en una comisión de investigación. La factura, según fuentes conocedoras de aquellos trabajos, ascendió a casi 500.000 euros, según Jose Luis Lobo de El Confidencial.

Lo grave no es que los abusos de la Monarquia hayan provocado que esta haga agua por todos lados. Lo ignominioso es que 6 partidos van a arrastrar a todo el sistema parlamentario con su debacle. La democracia nunca puede ser secreta ni hacer oídos sordos al clamor ciudadano. Pero la partitocracia ha elegido caer con el rey para que loe ciudadanos elijan: o ellos o el caos. Porque a la libe voluntad de los ciudadanos la llaman “caos”.


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:







Lector ocasional (1€)Lector asiduo (2€)



Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *