Quantcast

En el Congreso ya es secreto a voces: el PP ha pactado con UPyD, sabedores ambos de que se necesitarán en la próxima legislatura y que el principal trasvase de votantes se produce del partido grande hacia el pequeño. La derecha quiere tener dos «marcas» y aunque hoy una sea la Coca-Cola y otra la Pepsi, mañana las cosas pueden cambiar.

 

Rosa Díez y Toni Cantó están contentos: ya han ganado mucho y ganarán mucho más... con el PP

Rosa Díez y Toni Cantó están contentos: ya han ganado mucho y ganarán mucho más… con el PP

Por eso el PP le ha brindado al actor y diputado de UPyD, Toni Cantó, apoyo tras sus continuas meteduras de pata verbales , la última sobre la violencia de género. Fue patético ver en los pasillos del Congreso a Cantó pedirle disculpas a Fátima Báñez, ministra de Trabajo y una de las mujeres peor preparadas que ha pasado por el hemiciclo, pues son ya conocidas sus dificultades para expresarse oralmente con cierta corrección. El actor de UPyD le dio un beso a Báñez en la mejilla y ésta le respondió: «Cualquiera puede tener un resbalón, no te preocupes». En las alturas, Rosa Díez pactó con Alfonso Alonso, portavoz del PP, que su partido no haría sangre con Cantó y guardaría silencio con el asunto. El PP aceptó y anotó el favor para pedir contrapartidas en el futuro. Esta es la letra pequeña de la política que va cimentando luego grandes «pactos de Estado» para repartirse el erario público.

 

Una imagen habitual en la Cámara Baja: Rosa Díez (UPyD) pactando con Soraya Saenz de Santamaría (PP)

Una imagen habitual en la Cámara Baja: Rosa Díez (UPyD) pactando con Soraya Saenz de Santamaría (PP)

En esta materia ya están trabajando Rosa Díez y Alberto Ruiz Gallardón. Este último apenas lo oculta: «usted lleva tres décadas militando en partidos políticos», le dijo el ministro, por lo que dejó entrever que el pose de «antipolítica» que a veces practica UPyD es solo eso: fachada, ficción e impostura. Y es que en el PP lo saben. Lo raro es que los ciudadanos todavía no se hayan apercibido de que UPyD es la segunda marca del PP, aunque sus últimos fracasos electorales en Galicia, Cataluña y Euskadi no hacen presagiar el enorme vergel que preveían. «La primera hornada de dirigentes de UPyD ya ha abandonado el partido: han descubierto que Rosa Díez tiene tal ambición de poder que estaría dispuesta a pactar con PP y PSOE a la vez si le dieran un ministerio», comentan sus colegas por los pasillos de la cámara.


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:
Lector ocasional (1€) Lector asiduo (2€)
Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”