Quantcast

ESCRACHES Y ESCOPETAS

Creo que los escraches son una anomalía democrática que está teniendo lugar porque en España no hay democracia. En cualquier otra circunstancia esta acción política causaría terror, pero hoy la apoyan el 90% de los ciudadanos, según las encuestas.

Tampoco estoy a favor de la Dación en Pago que propone la PAH, y lo hice después de leer el artículo de Roger Senserrich en Politikon.es. Mi criterio, no obstante, importa poco. Suscribí la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) porque la inacción política frente al abuso bancario exigía respuestas y ésta era la única que se dio.

escrache

Reconocer que estoy en contra de los escraches –aunque me provoquen simpatía por hastío– y de la Dación en Pago –aunque haya firmado la ILP– me autocalifica como contradictorio. Sí, es cierto, pero un ser contradictorio es más humano que un corrupto o un inmoral. Y además creo que, como yo, piensa la mayoría de mis compatriotas, que son tan contradictorios como yo pero odian la corrupción y la inmoralidad.

Con esta declaración de intenciones, voy a hacer algo coherente, aunque se vea como una excepción en mi vida: dar voz a los que no piensan como yo. ¿Por qué lo hago? Simplemente porque son censurados. Y la censura me repugna tanto como la corrupción o la inmoralidad. Soy incorregible y no tengo remedio, no obedezco. De ahí que proporcione estas noticias sobre escraches y escopetas que creo no han salido en la prensa con su más certero enfoque.


Si quiere contribuir a que el Espía en el Congreso pueda seguir publicando artículos como este, puede hacer su donación de alguna de estas formas:







Lector ocasional (1€)Lector asiduo (2€)



Lector comprometido (ilimitado)

Como gratitud a su gesto, le enviaremos el libro digital “La casta”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *