615 DIPUTADOS Y SENADORES, INCLUIDOS LOS DE IU Y UPyD, RECHAZAN LOS ESCRACHES Y LOS “INSULTOS” DE ADA COLAU

¿No resulta curioso que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) reúna un millón y medio de firmas para su propuesta de ley y ninguno de los 615 diputados y senadores haya manifestado su apoyo a los escraches que protagonizan?

Ni uno solo de los 615 parlamentarios que pagan los ciudadanos para que los representen y que para ello se han autoasignado opulentos sueldos, además de otras retribuciones en especie (viajes, taxis gratis, un ipad, móvil, secretarias, periodistas, etc…) ha expresado no ya su apoyo , ni siquiera su comprensión al movimiento escrache. Y los dos únicos que lo hicieron, rápidamente se retractaron de ello.

Ada Colau en su célebre comparecencia en el Congreso donde se encaró con los diputados

Ada Colau en su célebre comparecencia en el Congreso donde se encaró con los diputados

Cuando Ada Colau y los otros ciudadanos afectados por la ley hipotecaria –declarada ilegal por la Unión Europea– explotaron desde la tribuna del Congreso y un gesto que ha adquirido un carácter histórico se atrevieron a llamar “sinvergüenzas” y “ladrones” a los diputados con otros gritos como “Sí se puede”, algo cambió en la Cámara Baja. Por vez primera, tres políticos aplaudieron a los ciudadanos, y no al revés. Pero todo fue un gesto cara a la galería: uno de ellos se desdijo rápidamente en público y otro en privado.

Joan Coscubiela, de Izquierda Plural, había dicho desde el estrado: “Una vez más se demuestra que la presión de la sociedad da resultado; las batallas que se pierden son las que no se dan”. Y se dirigió a Ada Colau y otros compañeros de la Plataforma que ocupaban la tribuna de invitados: “Parece que vais a conseguir una importante victoria; gracias por vuestro ejemplo de democracia y de lucha social”. Fue el único, porque otro diputado, Joan Baldoví (Compromís) aplaudió a los miembros de la PAH, pero cuando los populares Alfonso Alonso, portavoz del PP, y Celia Villalobos, vicepresidenta del Congreso, le recriminaron el aplauso en los pasillos, este rectificó: “no he aplaudido los insultos que se han proferido en el hemiciclo, sino el trabajo que han realizado los colectivos ciudadanos”.

Ciudadanos afectados por los desahucios, en la tribuna del Congreso, donde fueron expulsados

Ciudadanos afectados por los desahucios, en la tribuna del Congreso, donde fueron expulsados

El 15-M de Valencia ya obligó a Compromís a rectificar cuando pretendió arrogarse los éxitos del movimiento, cosa que hizo en un comunicado. Ese partido desautorizó a uno de sus dirigentes, Joan Sorribes, que reclamó penas de cárcel para banqueros y políticos causantes de la corrupción y la crisis, advirtiendo que podría producirse una explosión social con “escopetas”. Fue una metáfora desafortunada, sin duda, pero el diario conservador ABC, que ya fue obligado a rectificar por mentir en una noticia, se la reprochó. Por ello el presidente valenciano Fabra se niega a contestar a su grupo en las cortes valencianas, una de las reglas básicas de esta llamada “democracia”.

Joan Sorribes, el político de Compromís que fue desautorizado por su propio partido

Joan Sorribes, el político de Compromís que fue desautorizado por su propio partido

Curiosamente, la misma metáfora de la escopeta fue utilizada por el escritor Rafael Chirbes “Vosotros lo tenéis todo, yo tengo una escopeta”, escribe en las páginas de “En la orilla” (Anagrama, 2013), su más reciente novela. Según Voz Populi, en ella cuenta la historia de Esteban, un hombre que se ha visto obligado a cerrar una carpintería que vivió del esplendor de la construcción, y se descubre de pronto vacío y despojado. Ha dejado en el paro a 5 personas y su padre, enfermo en fase terminal, se apaga mientras él intenta sobrellevar la ruina que toca a su puerta con la insistencia de una derrota. Con “Crematorio”, que llevó a la pequeña pantalla el actor Pepe Sancho ya dio vida a un constructor que había ganado mucho dinero en los últimos años gracias a las prácticas de corrupción en la costa levantina. Fueron apenas 8 capítulos y sin embargo el éxito fue arrollador. Primero la emitió Canal Plus. Luego, La Sexta. Chirbes habla de lo que ha pasado en su tierra, el levante español, de cómo se han financiado los ayuntamientos en los últimos 30 años”, dice el diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.