Juan Carlos en Arabia: 50 latigazos y 10 años de cárcel

El rey evita pedir clemencia para el bloguero Raif Badawi

Juan Carlos y

Juan Carlos y el bloguero Raif Badawi

“El viaje más sonado le valió dos Ferrari de regalo que luego dieron mucho que hablar”; “En 2013, Arabia Saudí, Emiratos y Australia compraron a España material militar valorado en casi dos mil millones de euros, lo que supone el 44,4% de las exportaciones militares de nuestro país”;”«Dime en qué te puedo ayudar», es la frase típica que solía decir el rey a los embajadores de la zona”… El libro “Final de partida” de Ana Romero sigue desvelando la desnudez de un monarca en sus últimos días de reinado. Sus negocios privados con las monarquías árabes le reportaron 2 ferraris y los públicos una gigantesca venta de armas. A cambio, Juan Carlos I evitó pedir clemencia para el bloguero Raif Badawi condenado a 50 latigazos semanales y 10 años de cárcel “por sus escritos liberales”, según la autora.

Campaña de Amnistía internacional en favor del bloguero Raif Badawi

Campaña de Amnistía internacional en favor del bloguero Raif Badawi

“Así de claras las reglas, el occidental que tiene acceso al rey o al emir de turno tiene abierta la puerta del país y de sus negocios. Del mismo modo, el árabe que tiene a su favor al jefe de Estado occidental, seguirá contando con un manto de protección diplomática que hará que Occidente mire hacia otro lado cuando su estado absolutista reprima, cuelgue a ladrones, corte manos o impida conducir a las mujeres. Ni en su última visita pidió clemencia don Juan Carlos (ni ningún otro líder occidental) en favor del bloguero Raif Badawi, condenado a diez años de cárcel y a cincuenta latigazos semanales por sus escritos liberales”. La escritora española Rosa Montero se apercibió de ello y reclamó el perdón “por promover el debate político y religioso en su blog Saudíes Liberales”. Gracias a Reporteros Sin Fronteras, que lo ha apadrinado, y a Amnistía Internacional, el caso de Badawi está adquiriendo resonancia mundial.

juan carlos_urdangarin_ecclestone_2004_05_09

El dueño de la F-1 Ecclestone, el rey Juan Carlos y Urdangarín

El rey parece ajeno a estos avatares, según el libro, que describe sus días de vino y rosas en territorio islámico: “el viaje de don Juan Carlos «fue iniciático», recuerdan los que lo vivieron. «Fue un éxito total. A partir de ahí, comenzaron las visitas privadas al hilo de la Fórmula Uno». La isla de Yas estuvo lista para las carreras en noviembre de 2009. Desde entonces y hasta 2014, el rey solo ha fallado dos veces, en 2012 y en 2013, debido a sus múltiples operaciones. El viaje más sonado fue el del 9 de noviembre de 2011, precedido por el inicio público del caso Nóos tras el registro de Barcelona, y que le valió dos Ferrari de regalo que luego dieron mucho que hablar. Antes de ir a Abu Dabi, además, don Juan Carlos realizó una visita privada a Qatar acompañado de CSW (Corinna zu Sayn-Wittgenstein), lo que incrementó el disgustó de Rafael Spottorno, que veía venir el sinnúmero de problemas que iba a provocar la presencia oficial / no oficial de la aún denominada princesa junto al monarca”.

El rey Juan Carlos, el príncipe Mohammed bin Zayed Al Nahyan de Abu Dabi y el rey Hamad bin Isa Al Khalifa de Bahrain, en la Isla de Yas

El rey Juan Carlos, el príncipe Mohammed bin Zayed Al Nahyan de Abu Dabi y el rey Hamad bin Isa Al Khalifa de Bahrain, en la Isla de Yas

Abu Dabi post-Zayed se ha convertido en un inmenso zoco global donde todo se compra y todo se vende, incluida la impostura. Como en el resto de Arabia, donde existen parlamentos y primeros ministros de papel, este inmenso zoco está regido por el capitalismo absolutista de las dinastías, llámense Al-Sabah en Kuwait o Al-Thani en Qatar. Los favores y el dinero se mueven por canales diferentes a los occidentales, y se hace imperativa la figura del facilitador, que en Occidente cobra el nombre peyorativo de comisionista o engrasador. Es este un individuo legalmente contratado y conocido por todos, una persona sin la cual un negocio no se abre paso en el desierto”, añade Ana Romero.

Eyad Kayali y sus hijos Yawan, Samir y Jairo en una cacería con el rey Juan Carlos

Eyad Kayali y sus hijos Yawan, Samir y Jairo en una cacería con el rey Juan Carlos

Y es que los miembros de las familias reales árabes suelen estar rodeados de varias capas de ayudantes: “En algunos casos, tienen agentes que los representan en un país determinado, como es el caso del sirio Mohammed Eyad Kayali, que actúa de mano derecha del rey Salman en España. Otros están instalados en Arabia, donde llevan viviendo mucho tiempo. Normalmente, incluyen a musulmanes de otros países —Siria, Sudán, Egipto y Líbano son naciones preferidas por el mayor nivel de educación— y a expatriados occidentales. Actúan como recaderos, asesores, intermediarios, representantes, acompañantes y todo a la vez. Se enriquecen en menor medida que sus jefes, y suelen quedarse con una cantidad que puede variar entre el 2 y el 10 por ciento del negocio según la generosidad del patrón”. Y reproduce la definición oficial que de Arabia Saudí hace el Ministerio de Asuntos Exteriores de España: «Una monarquía absoluta basada en las reglas que gobiernan una sociedad islámica en su interpretación más estricta. Declara que solamente el Corán es su Constitución, carece de Parlamento propiamente dicho, y los partidos políticos y sindicatos están prohibidos. El Poder Ejecutivo reside en el rey, quien nombra y dirige el Consejo de Ministros».

"Dime en qué te puedo ayudar"

“Dime en qué te puedo ayudar”, decía a los embajadores. En la foto, Ecclestone, el rey Juan Carlos y el príncipe Zayed, en Abu Dabi

Por eso concluye: “La madeja de intereses mutuos, tejida bajo el manto del fraternal amor, ayuda a entender la veintena de viajes que el rey realizó a la península arábiga entre 2006 y 2014, seis de ellos a Abu Dabi. Tan importantes como la competitividad de las empresas es la confianza personal y el juego geoestratégico. En 2013, Arabia Saudí, Emiratos y Australia compraron a España material militar valorado en casi dos mil millones de euros, lo que supone el 44,4% de las exportaciones militares de nuestro país. «Dime en qué te puedo ayudar», es la frase típica que solía decir el rey a los embajadores de la zona, alguno de los cuales explica: «Don Juan Carlos tenía la convicción de que entraba bien con ellos».

Encuesta:

¿Puede permitirse España el lujo de tener dos reyes con cargo al erario público?

Ver resultados

Cargando ... Cargando …

Fuente:

El artículo de Rosa Montero sobre el bloguero Raif Badawi

11 Responses to Juan Carlos en Arabia: 50 latigazos y 10 años de cárcel

  1. Su acne rosaceo por toda la cara delata su vida de…

  2. Tener a un usurpador impuesto es lo que tiene

  3. Es que, como ya sabemos, la justicia es igual para todos…

  4. ……pero mira, fue “nuestro rey y nos ha dejado a su hijo”, o se! Futuro tenemos…..

  5. El rey golfo y el rey del golfo, golfean juntos.

  6. “Tal vez Somoza sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. Franklin Delano Roosevelt

  7. Dictadura arabe y feudalismo español ..van de la mano ..baraja espàñola Responder

    Dictadura arabe y feudalismo español , como en la Edad Media ….,van de la mano ,,,, este menda se llevaba un dolar de comision por cada pais de petroleo vendido en España … baraja española cada dia mas cara y mas grande ,,ahora pagamos dos reyes ,,dos reinas ,,etce yernazo ,,y toda una banda al completo y con impunidad total

  8. los golfos apandadores se juntan Responder

    “””””….. las buenas yuntas…Dios las cria y ellas solas se juntan …..””””” menudo par de satelites ..sin dar golpe en su vida ….. los golfos apandadores ,,simples delincuentes que oprimen y saquean a sus paises ,,no dan palo al agua ni producen nada ,,los mantienen la delincuencia economica ,,banqueros multinacionales y petroleras ..asi como unos sistemas de justicia totalmente corruptos y puestos directamente a dedo por la propi adelincuencia organizada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.